Sociedad

Fabiola Gavilán vive para siempre en la memoria de Riogordo

Tenía 19 años. Inquieta, jovial, alegre. La pequeña de tres hermanos, era una alumna brillante y, a pesar de que decidió estudiar ciencias, demostró siempre un gran amor y una gran sensibilidad por el mundo de las letras. El municipio de Riogordo le dedicó ayer una calle y una placa en su memoria

Familiares y amigos, en la calle Poetisa Fabiola Gavilán Perdiguero.

Familiares y amigos, en la calle Poetisa Fabiola Gavilán Perdiguero. / L. O.

Ayer sábado, la localidad axárquica de Riogordo se engalanó de amor y letras para una ocasión muy especial. Una joven vecina del pueblo, Fabiola Gavilán Perdiguero, fallecida años atrás, se hizo de nuevo presente en la calle que la vio nacer, que la vio hacerse mujer, jugar al teo, a la cuerda, al yo-yo, al escondite, al hula-hoop, a la comba o la gallinita ciega.

Todo partió de una iniciativa ciudadana, con amplio eco en el pueblo. Un total de 16 entidades educativas, culturales y ciudadanas de la Axarquía avalaron la calidad literaria de la obra de esta poetisa a la que la parca se llevó demasiado pronto, y cuyos versos fueron recogidos en el libro póstumo ‘Tu Memoria’, del que se publicaron cinco ediciones, tras haber ganado el Primer Premio en el Concurso de Literatura Juvenil de la Axarquía, a la edad de 17 años.

A petición popular, el Ayuntamiento de Riogordo celebró el pasado 23 de abril, Día del Libro, un emotivo pleno en el que se destacó la trayectoria poética de la joven Fabiola, su legado cultural, y se reconocieron algunos de los valores de su personalidad, como la solidaridad, el respeto, la amistad o la pasión por la literatura de esta alumna brillante tanto en su formación Primaria como en Bachillerato y en los estudios de Enfermería que cursaba en la Universidad de Málaga.

Fabiola Gavilán, por Antonio Quero. | L.O.

La antigua bibliotecaria Emilia Pascual recibe una de las distinciones entregadas durante el homenaje. / L. O.

Por todo ello, el Ayuntamiento de Riogordo reunido en pleno, acordó por unanimidad, bautizar la calle donde nació y vivió esta joven, con el nombre de Poetisa Fabiola Gavilán Perdiguero. La Corporación Municipal aprobó también reeditar su libro de poemas y su nombramiento como Hija Predilecta de Riogordo a Título Póstumo, en un acto que se celebrará más adelante.

La marcha

Riogordo conmemoraba también ayer los 30 años de su marcha. Hija de agricultores, Fabiola era la más pequeña de tres hermanos a quienes sus padres le inculcaron siempre la importancia del esfuerzo y de estudiar una carrera universitaria para no tener que vivir la dureza de la vida del campo, como ellos. «Recuerdo que los viernes, cuando salíamos del colegio, ayudábamos a mis padres en las labores agrícolas y los veranos trabajábamos en una heladería; yo incluso he estado muchas veces en la vendimia francesa, porque con eso y con la beca nos hemos podido pagar los estudios los tres, mi hermanas Victoria, Fabiola y yo», recuerda emocionado Juan Gavilán.

Alegre, risueña y jovial, con tan solo 19 años y toda la vida por delante, una maldita leucemia separó a Fabiola de sus vidas. «Pero Fabiola ha seguido estando siempre presente en la que ha sido su casa -recuerda Juan- y no ha faltado un mes de mayo en que no fuera recordada en el Certamen Literario del IES de Periana, donde estudió Bachillerato, y que le permitió disfrutar de dos becas de idiomas en Londres. Un certamen al que cada año acuden los hermanos de Fabiola para entregar los galardones de los concursos de relato, poesía, ortografía o teatro.

Fabiola Gavilán vive para siempre en la memoria de Riogordo  | L.O.

Fabiola Gavilán, por Antonio Quero. / L. O.

Y es que Fabiola dejó tal huella a su paso por el instituto que el IES Alta Axarquía de Periana decidió convocar cada año el certamen literario Fabiola Gavilán de relato, ortografía y poesía. El certamen se celebra desde 1996 con ocasión del Día Internacional del Libro y en sus 28 ediciones, no solo ha evocado la figura de Fabiola Gavilán como antigua alumna del centro, sino que, a través de sus poemas, ha fomentado entre el alumnado valores como la solidaridad, el respeto o la amistad.

Anualmente, el Departamento de Lengua y Literatura del IES Alta Axarquía, dirigido por Javier Gil, y con la jefa de estudios, Marisa San José a la cabeza, vuelve a destacar la vida y la obra de la desaparecida autora, con un recital de sus poesías y la interpretación de distintas piezas musicales para flauta, saxos y piano.

También este instituto decidió hace unos años dedicar la biblioteca del centro a la malograda poetisa, cuyo nombre jalona la entrada.

Incluso la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía en el año 2000 se sumó al homenaje a la escritora riogordeña haciendo varias ediciones de su obra y llevando sus vivencias, su particular visión del mundo, de la vida y del amor con poemas llenos de vitalidad por los institutos de Secundaria y las bibliotecas de la provincia de Málaga, compartiendo con los jóvenes sus inquietudes, emociones y recuerdos de su vida, en el marco de la campaña de lectura ‘Vive el otoño en las Bibliotecas’.

Dentro de esta campaña, bajo el título ‘Juntos en la lectura’, un grupo de jóvenes del pueblo, integrantes del Consorcio Literario de Riogordo, se encargarían de difundir su vida y su obra poética. Fabiola y su poesía, siempre de la mano de este grupo riogordeño, atravesó fronteras llegando a muchos rincones de Andalucía e incluso de Portugal.

Homenaje

A la inauguración de la calle y de una placa en la casa donde nació y vivió la poetisa, asistió ayer la Corporación Municipal, con su alcalde Antonio Alés (PP) a la cabeza, junto a un nutrido grupo de poetas, vecinos, familiares y gente del mundo de las letras, que rindieron homenaje a la autora en un acto cargado de emoción, en el que se entregaron varios recuerdos a personas que se han distinguido en la custodia del legado de Fabiola y en el que uno de sus profesores de Primaria, Eufrasio Cantero, ya jubilado, recitó un poema dedicado a la joven, que encogió el corazón a más de uno.

Aunque sus familiares, amigos y vecinos ya no puedan verla, Fabiola Gavilán Perdiguero nunca se fue de su pueblo y desde ayer vuela aún más alto y para siempre en la memoria de los vecinos y vecinas de Riogordo, un bonito pueblo al que dedicó versos como el que sigue:

Riogordo, pueblo callado,

resguardado entre montañas,

encerrado con las puertas

de los montes de Málaga.

Riogordo, pueblo blanco,

de almendros y olivares,

el sembrado de la cebada

y los campos de trigales.