Blog 
Blog sobre la salud y la belleza
RSS - Blog de Marcos Ávila

El autor

Blog Blog sobre la salud y la belleza - Marcos Ávila

Marcos Ávila

Me gustan los deportes y la vida activa.

Sobre este blog de Salud

Artículos útiles acerca de la aptitud, la salud y la nutrición.


Archivo

  • 29
    Marzo
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

     

    Cómo acertar en la elección de una mochila

    Cómo acertar en la elección de una mochila

    La mochila se ha convertido en un elemento esencial para los amantes de la naturaleza y, en la actualidad, cada vez son más las personas que se acercan al campo para disfrutar de un día al aire libre. Además, esta especie de bolsa que se cuelga a la espalda también es ampliamente utilizada por los escolares.

    Al elegir una mochila lo primero que hay que tener en cuenta es la actividad que se va a realizar y la duración de la misma, para poder determinar el tamaño que se precisa. La capacidad de las mochilas se mide en litros y se clasifican de la siguiente manera:

    -De 18 a 40 litros. Existe una amplia gama de tamaños. Son muy recomendables para realizar actividades de un día.

    -Entre 40 y 65 litros. Para actividades de fin de semana en las que precisemos transportar sacos, tienda...

    -De más de 65 litros. Es un tipo de mochila reservado a rutas de larga duración en las que hay que transportar mucho material. Resulta de gran tamaño y es muy pesada, por lo que hay que tener en cuenta las condiciones físicas del usuario.


    El material

    Los materiales que componen las diferentes partes de la mochila deben tener mucha resistencia y no ser pesados. El material más utilizado es la cordura. Las costuras son la parte más débil, es por donde puede penetrar el agua y es por donde se suelen romper. Para que las costuras sean fuertes es conveniente que sean dobles o triples y que hilo con el que estén cosidas tenga una alta resistencia.


    Cómo han de ser las diferentes partes de la mochila

    -La espalda. Tiene que ser anatómica y ha de adaptarse perfectamente al contorno de la columna. La distancia entre tirantes y región lumbar puede ser fija o ajustable. En el primer caso debemos elegir perfectamente la talla para conseguir la mayor comodidad. Además, la espalda de la mochila debe ser acolchada y debe facilitar la ventilación para evitar al máximo la sudoración.

    -El bastidor. La espalda ha de estar provista de un buen bastidor que distribuya bien el peso hacia el cinturón.

    -El cinturón. Es básico, puesto que el 65% del peso debemos soportarlo sobre la cadera a través del mismo. El 35% restante ha de recaer sobre los hombros. El cinturón ha de ser acolchado, ajustable a la cintura y a la parte alta de la cadera y en ningún caso debe quedar flojo.

    -Los tirantes. Los tirantes de los hombros han de ser anchos, para que el peso esté más repartido, y acolchados, para que sean cómodos y evitar rozaduras.

    -Los bolsillos laterales y frontales. Son muy útiles para guardar los diversos utensilios que haya que tener a mano sin mezclarlos con el resto del equipaje: cantimplora, linterna, navaja, etc. Es importante que no sobresalgan demasiado para evitar enganchones o que se puedan replegar en caso de no utilizarlos (bolsillos de fuelle). El bolsillo de la tapa superior resulta especialmente cómodo, algunas mochilas poseen una riñonera incorporada en el cinturón, que permite tener acceso por ejemplo a la comida mientras se va caminando.

    -Las correas. Son necesarias para llevar en el exterior de la mochila bastones, crampones, etc.

    -Extensión para aumento de la capacidad. En la parte alta de la mochila es conveniente que haya hay una extensión que permita aumentar la capacidad de la mochila en caso de que sea necesario.


    Otros accesorios que pueden resultar prácticos son:

    -Cintas de compresión laterales. Sirven para reducir el volumen cuando la mochila va vacía.

    -Cintas de ajuste. Unen el cuerpo de la mochila con el cinturón y mejoran la transmisión de la carga.

    -Compartimiento con cremallera para el saco.

    -Correa a la altura del pecho. Sirve para una mayor sujeción de la mochila al cuerpo para evitar su balanceo.

    Existen modelos de mochilas especiales para hombre y para mujer, que tienen la espalda los tirantes y el cinturón especialmente diseñados para adaptarse a la anatomía masculina o femenina.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook