Blog 
Filósofo de guardia
RSS - Blog de Damián Camacho Fernández

El autor

Blog Filósofo de guardia - Damián Camacho Fernández

Damián Camacho Fernández

Soy estudiante de Psicología en la UNED, y lo voy compaginando con asignaturas del Grado de Filosofía. ...

Sobre este blog de Sociedad

Un poco mi manera de ver, pensar y entender la vida.


Archivo

  • 23
    Junio
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

     

    TÁNGER

     Desde hace tiempo estoy recorriéndome Marruecos para conocer mejor su cultura, sus tradiciones y su forma de ver y entender la vida. Cómo estudiante de filosofía me interesan bastante las distintas culturas, las distintas religiones y la diferencia que hay entre el árabe que está en Marruecos viendo por una antena parabólica la televisión española, con su camiseta del Real Madrid, o del Barcelona atendiéndote en un zoco. Así que con ese pretesto, hoy os cuento mi viaje a Tánger.

    Una de las cosas buenas que ha hecho la crisis por mí ha sido que hace años que dejé de tener coche, por ciudad de muevo en autobús, andando o en bicicleta, mi economía y mi salud me lo están agradeciendo. Pero claro está no iba a irme a Algeciras andando. Así que salí en el primer autobús directo desde Málaga que hace la ruta Málaga Algeciras, sale a las 6:40 de la mañana y el billete cuesta unos 17 euros. en una hora y media llegas a Algeciras, desde dónde tienes dos opciones, un ferry que te lleva a Tanger med, (el nuevo puerto que se está construyendo en Tánger y que se espera dé cabida a grandes cruceros potenciando la economía de esa parte de la ciudad) mi consejo es que os vayáis a Tarifa y cojáis el ferry de la compañía FRS, y llegáis a Tánger ville,  mucho más turística, la Tánger del Zoco, de la Medina. Si vais en coche desde Tánger med a Tánger Ville hay unos 45 kilómetros. 

    Una vez dentro del ferry, que no se os olvide que tenéis que sellar el pasaporte dentro del barco, si no, a la hora de desembarcar, el policía que está abajo en el puerto os hará volveros al barco a buscar al policiía que se encarga de sellar los pasaportes y visados y sin ese sello no os dejarán entrar a Tánger.

    En el puerto se te acercarán "guiás oficiales" para ofrecerte enseñarte la ciudad por unos cuantos diham, es una opción, yo en mi caso decidí ir por mi cuenta sin guía, me gusta la aventura y me fio más de mí mismo que de un desconocido, pero tengo que decir que a pesar de lo  que se pueda leer sobre la inseguridad de Tánger, sobre los intentos de robo, etc, yo he estado ahí dos días y no he tenido ningún problema moviéndome  sólo por la ciudad. Por supuesto que para ellos el turismo es una fuente de ingresos y que si se pueden sacar algo pidiéndote dinero, o por ofrecerte hacer de guía, recogerte y llevarte al hotel lo van a intentar, lo mismo que sacarte dinero en los regateos en los zocos.

    ¿Dónde hospedarse? yo os aconsejo 3 hoteles, uno es el Hotel Valencia, el Hotel dar Rif,  y el Dar Jameel Guesthouse. aparte de el hotel Continental, zona de marcha nocturna.

     

    No conozco la noche de tánger, ya que no soy de salir de marcha, salgo a hacer fotos y las noches las utilizo para cenar y descansar para madrugar al día siguiente.

    Tánger es una ciudad de contrastes, dónde la pobreza y la riqueza se dan la mano, donde lo mismo puedes encontrarte circulando un Mercedez clase E que un carro tirado por un asno, dónde la comida te la venden en puestos callejeros y te hacen un bocadillo de pollo utilizando para despedazarte el pollo las manos, muy higiénico no es, pero es su cultura, y en un puesto callejero no le pidas que te lo desmenuce con unos guantes. Os aconsejo un paseo por el boulevard y las vistas que hay desde el mirador desde dónde podéis ver un precioso atardecer. 

    En ciertas épocas del año, no recuerdo ahora cuales, la diferencia horaria con españa es de una hora, y otros dos consejos para terminar, mejor no ir en época de Ramadám, aparte de que a eso de las tres de la madrugada te despierten las voces desde el minarete llamando a la oración, recuerdo una vez que a mí madre le protestaba una mujer árabe  por las campanas de la iglesia durante la novena de la Virgen del Carmen, pues no sé que es peor, si escuchar campanas a las 7 de la tarde, o a las tres, y las 6 de la mañana y así sucesivamente durante el transcurso del día, la llamada de oración, pero en ese caso, soy yo, un español infiltrado en Tánger, soy el extranjero que visita la ciudad y tiene que adaptarse a su ciudad, su cultura y sus tradiciones, porque a fin y de cuentas, cada uno es de dónde nace, y cada uno defiende lo suyo, y lo mismo que yo defiendo mi novena de la Virgen del Carmen y las Campanas de mi barrio, en caso de ser residente en Tánger, tendría que asumir y respetar y de hecho respeto (aunque no comparta su religión) esa llamada a la oración,  porque pienso que dios sólo hay uno y da igual con el nombre que lo llamemos, lo verdaderamente importante es que el hombre profese la religión que procese, sea de aquí o de allí, tenga la cultura que tenga, lo verdaderamente importante es la persona y está en el alma de la persona, no hay buenos ni malos, todos somos hijos de un dios tan misericordioso que nos deja que actuemos en nuestra voluntad, y que seamos responsables  de qué queremos ser y cómo queremos ser. 

    En resumen, que adoro Marruecos, que he conocido a gente muy noble y que por supuesto que como en todos los sitios hay malo y bueno, lo que pasa que siempre nos gusta destacar más lo malo y olvidarnos de lo buenno que pueda tener una cultura.

    Sé que volveré a marruecos, y espero que sea pronto, porque además de que es un país que me encanta fotografíar, la luz, los paisajes, su gente y su cultura me llaman constantemente a que al menos dos veces al año me pierda dos días por esas tierras hermanas, que un día fueron españolas, y por eso creo que tenemos más cosas en común que nos unen de las que nos separan.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook