Blog 
Pequeñas cosas cotidianas
RSS - Blog de Carmen Donate González

El autor

Blog Pequeñas cosas cotidianas - Carmen Donate González

Carmen Donate González

Soy ama de casa de mediana edad, una especie en peligro de extinción.

Sobre este blog de Málaga

Reflexiones sobre las pequeñas cosas que me llaman la atención a lo largo del día.


Archivo

  • 26
    Noviembre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

     

    Deseos utópicos

     

       Se estarán ultimando los preparativos para la gran recogida  impulsada por el banco de alimentos. Tanto los organizadores como los miles de voluntarios listos para estar dentro de un par de días en sus puestos asignados. Se pretende batir el récord del año pasado y llegar a almacenar, mínimo, la cantidad de 18 millones de kilos de alimentos donados. 

      Solemos responder bien a tales tipos de llamadas, ser solidarios con el que menos tiene. Para que podamos donar si queremos habrá miles de tiendas de alimentación que colaborarán en tal menester, repartidas por localidades de toda la geografía española. Serán las grandes cadenas de alimentación, sobre todo, las que permitan los puntos de recogida en sus locales. Resulta obvio el pensamiento de que los voluntarios se instalarán en lugares en que la afluencia de público sea grande y tengan altas posibilidades de ser atendidos.

       Todos muy solidarios pero para las cadenas constituye un verdadero chollo esa colaboración, venderán miles de kilos de alimentos de más que en un día normal y de sus marcas propias buena parte de ellos –en algunos incluso, al pasar por caja, te recuerdan si quieres colaborar y te ofrecen directamente algún producto suyo-. Es posible que se haya establecido también algún punto de recogida en asociaciones o en colegios y se pueda llevar a ellos la comida.

       Sea de una u otra forma no estaría de más el pensar el adquirir los alimentos para entregar en los pequeños comercios -o en mercados municipales, los grandes olvidados de la campaña-, al pasar por un punto de recogida se dan, sin necesidad de adquirirlos en el interior del local de la gran cadena. Deseo bien utópico, ya lo podrán comprobar. Colaborar a que un pequeño comercio permanezca no tiene precio.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook