Blog 
Relaciones Virtuales
RSS - Blog de Joaquin Crespo

El autor

Blog Relaciones Virtuales - Joaquin Crespo

Joaquin Crespo

Sobre este blog de Sociedad

En este blog nos gustaría hablar sobre los diferentes tipos de relaciones que es posible establecer a través de paginas y de medios online y para ello, contamos con las vivencias y experiencias de los usuarios de estas herramientas.


Archivo

  • 19
    Octubre
    2019

    Comenta

    Comparte

    Twitea

     
    SOCIEDAD Malaga Amor Pareja Relaciones

    Relaciones de una noche

    Es hora de decidir cuándo quieres tener amor y cuándo quieres sólo sexo. No es cierto que no puedas disfrutar en la cama sin estar enamorada. Te invitamos a comprobarlo.

    El sexo por el sexo

    Los sexólogos están de acuerdo: el comportamiento sexual de las mujeres sigue estando fuertemente determinado por su educación y su entorno.

    Fisiológicamente, ambos sexos son diferentes, pero no es cierto que todos los hombres tengan más necesidades sexuales que todas las mujeres. La clave está en que las mujeres tienen más capacidad para contenerse y aparcarlas.

    Si piensas en las conversaciones con tus amigas, aunque sexualmente estáis bastante liberadas, seguro que no son muchas las que dicen poder disfrutar del sexo por el sexo, sino más bien todo lo contrario.

    ¿Tú también eres de las que dicen que te cuesta muchísimo irte a la cama con alguien a quien no quieres? Pues estás muy equivocada: sólo es cuestión de reeducarte sexualmente. Y, sobre todo, de abandonar de una vez esa idea de que una mujer que se va a la cama con quien quiere se labra una mala reputación. Ellos sí lo hacen y nadie les critica.

     

    Tú también necesitas sexo

    Sí, no te cortes. La sexualidad es una parte fundamental en la vida de una persona:

    Descarga tensiones.

    Te hace producir serotonina.

    Te ayuda a quemar calorías.

    Te hace estar más guapa.

    Mantiene en forma tu aparato reproductor y tu mente.

    Y sí, se puede practicar sexo sin amor, y no pasa nada. No te hablamos de algo arriesgado, súper excitante o de un acto de enajenación, sino de algo natural que sólo tiene la importancia que tú quieras darle.

    Todo depende de tu actitud y de que sepas establecer tus propias reglas. Cuando se trata de sexo, no debe importarte tanto quién tome la iniciativa; piensa que si no quieres, no tienes por qué quedar más con esa persona. Se trata de algo que haces simplemente porque te apetece, igual que ellos.

    Con esto no queremos decirte que estés siempre a la caza de los hombres, sino que cuando sientas la necesidad de tener sexo, no esperes a enamorarte de alguien para tenerlo.

     

    No seas pasiva; si sabes qué posturas y cosas te ayudan a conseguir un orgasmo, ponlas en práctica y no dudes en guiarle.

    Quiero pasarlo bien contigo

    Exactamente de eso se trata, de pasar un buen rato con alguien. Así que si conoces a alguien que te guste, que te dé morbo o que te parezca que está cañón, no dejes pasar la oportunidad (si es te corresponde).

    Ten claro que no estás haciendo nada malo, ni te vas a traumatizar por ello. Además, por suerte para ti, lo vas a tener fácil porque ellos rara vez van a rechazar la oportunidad de tener sexo. Tu máxima: aprender de los hombres en este sentido.

    ¿El día después? Tómatelo con sentido del humor. Piensa que has hecho algo excitante y diferente. Y, por qué no, tal vez de una noche de sexo pueda surgir algo más. Si le gustas a alguien, no va a pasar de ti porque te hayas acostado con él en el primer día.

    ¿Ya te has decidido? Pues mentalízate para pasar la noche de tu vida. Totalmente prohibido ser pasiva o tener complejos con alguien que, a lo mejor, no vuelves a ver. Si ya sabes que eres capaz de tener un orgasmo y qué posturas y cosas te ayudan a conseguirlo, ponlas en práctica y no dudes en guiarle.

    No tengas miedo al fracaso. Piensa que tampoco es cierto que a ellos les vaya siempre bien la primera vez con alguien. Muéstrate segura de ti misma y actúa. Si a los dos os va bien, seguramente os apetecerá repetir. Si la cosa sale regular, tranquila, todo está en practicar...

     

    Lleva tú los preservativos

    En el sexo esporádico queda totalmente prohibido hacer tonterías. Si no usas protección, sí que tendrás remordimientos justificados al día siguiente. Por muy excitada que estés o mucho que insista él, jamás tengas relaciones sexuales con un desconocido sin usar un método anticonceptivo seguro. ¿Cuál?: el preservativo, pues es el único que te protege de las enfermedades de transmisión sexual.

    Pero no esperes que sea él quien los lleve. En tu bolso debe haber siempre un par de preservativos, si es que quieres tenerlo siempre todo bajo control. Tú eres la primera responsable de tu sexualidad y de tu salud. Y, además, en tu bolso nadie tiene por qué verlos.

    Otro consejo útil es que evites usar juguetes eróticos que no sean tuyos y, si lo son, no te olvides de lavarlos muy bien después.

    Además de la protección, para que todo sea más agradable con un desconocido, proponle daros una ducha juntos antes de iros a la cama.

     

    ¿En su casa o en la mía?

    Mejor en la tuya. Así, al día siguiente, será él quien tenga que irse y tú quien se quede tranquilamente durmiendo. Además, así podrás utilizar tu propio baño y tus cosas para estar perfecta.

    Pero si se trata de un desconocido total, no te arriesgues a irte a su casa. Mejor un hotel céntrico donde puedas pedir un taxi con facilidad o llamar al personal de servicio si hay algún problema.

    Además, ir a un hotel es muy cómodo para ambos y mucho más excitante: nadie invade la casa del otro, ni su intimidad, y la atmósfera de misterio se mantiene intacta.

     

    Decálogo del sexo esporádico

    Nunca te vayas con un desconocido a su casa, mejor un hotel céntrico donde os vean entrar a los dos.

    Es una buena idea utilizar sitios de citas pero con precaución.

    Jamás mantengas relaciones esporádicas sin protección. Lleva siempre un par de preservativos en el bolso.

    Busca tu propio placer, esta vez puedes ser egoísta.

    Déjales claro que para ti es sólo sexo... ¡No dejarán de llamarte!

    Tómate el día siguiente con sentido del humor, piensa que él no va a tener remordimientos.

    Lleva en el bolso toallitas íntimas para sentirte siempre limpia.

    Que una relación esporádica no te vaya bien no quiere decir que todas vayan a ser así.

    Ten claro que si puedes tener sexo sola, también puedes disfrutar con otra persona aunque no la quieras.

    No le pidas que te quiera después de una noche, se trata sólo de sexo.

    Si no te gusta cómo se están desarrollando las cosas, para inmediatamente y vete.

    Si tienes dudas, antes de irte a la cama con él intenta charlar un rato o dile que quieres tomar un café, así tendrás algo de tiempo para decidirte.

    No le llames al día siguiente, ni le des tu teléfono a no ser que creas que ha habido algo especial.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook