El pequeño Mateo tiene 8 años, acaba de recibir la vacuna contra la Covid y mantiene, como puede, la compostura mientras su madre le graba un vídeo con el teléfono móvil para anunciar a la familia que el niño, por fin, había recibido el ansiado primer pinchazo.

El menor relata que siente dolor en el brazo en el que recibió la dosis y disfruta de su premio, una piruleta, por haber pasado por el trance y haberse comportado "como un campeón". Sin embargo, su entereza desaparece cuando la madre le dice que "ya le han puesto la primera". "Un momento", reacciona el pequeño mirando a cámara y sin poder contener el llanto, "¿eso significa que me tengo que poner dos vacunas más?". Llorando, cuando su madre le dice que será pasado un mes, él pide que prefiere que sea dentro de un año.

Ante la desolación del pequeño, los usuarios en las redes sociales no han tardado en enviarle ánimos a Mateo, comentando lo cómico y tierno que ha resultado el vídeo. "El 'un momento' me ha matado, pobrecito", comentaba una persona en Tiktok. "Todos somos Mateo", respondía otra.

El vídeo, que también circula como la pólvora por grupos de WhatsApp, ha conseguido miles de reproducciones en Tiktok en dos semanas.