En España, no usar el cinturón de seguridad es considerado una infracción grave y según la nueva Ley de Tráfico las multas pueden llegar hasta los 200 euros. Sin embargo, la segunda mayor isla de Estonia ha prohibido el uso de cinturones de seguridad a sus conductores. 

Desde su creación a mitad del siglo XX hasta el presente, se estima que el cinturón de seguridad ha logrado salvar más de 100 000 vidas cada año alrededor del mundo. Por esta razón, no son pocos los países que han decretado el uso obligatorio de este elemento de seguridad pasiva. 

Usarlo de forma incorrecta puede acarrear una multa de 200 euros y hasta la pérdida de 3 puntos del carné de conducir. Aunque la efectividad del cinturón de seguridad es irrefutable, en la isla Hiiumaa de Estonia han decidido prescindir de ellos en la carretera. 

¿Por qué es ilegal el uso del cinturón de seguridad en la isla Hiiuma?

En Estonia, el invierno es particularmente frío: las temperaturas son muy bajas. Por lo que las condiciones climáticas hacen que la superficie del agua del Mar Báltico, que separa a la isla del resto de Estonia, se congele.

Este fenómeno impide al ferry y a los transbordadores ofrecer sus servicios a los conductores. En este sentido, las autoridades locales de la isla han tomado ciertas medidas y precauciones que permiten a los conductores de la isla conducir hasta el otro extremo de Estonia sobre el agua congelada. 

También conocido como los caminos de hielo, el agua congelada tiene un espesor significativo que tolera el paso de vehículos de entre 2,5 toneladas a 25 o 40 km/h. Con sus 25 km de largo, se trata del camino de hielo más largo de la zona, por ello, es ilegal el uso de cinturón de seguridad: los conductores deben estar preparados para salir del vehículo de forma rápida e inesperada si algo sale mal. 

Cuando se trata de caminos de hielo sobre el Mar Báltico, el uso de cinturón de seguridad puede ser un impedimento para abandonar el vehículo rápidamente durante el viaje, así que esta medida tiene bastante sentido. ¿No crees?