La irrupción de Internet en nuestras vidas ha cambiado radicalmente la forma en que nos relacionamos con otras personas, especialmente en el ámbito de las relaciones amorosas. Gracias a WhatsApp, Tinder, Instagram o TikTok han cambiado la forma en que las personas ligan o encuentran pareja, pero también han surgido nuevas formas de maltrato y manipulación adaptadas a la nueva era.

Algunos comportamientos que han penetrado en nuestras vidas con la llegada de Internet son el breadcrumgin, pocketing o ghosting: en concreto, el ghosting es una de las prácticas más identificadas entre los jóvenes. Este concepto se refiere a las distintas formas tóxicas que tienen las personas de abandonar una relación de repente y sin avisar a la otra persona, como por ejemplo desaparecer sin dejar rastro o no responder a los mensajes.

Ahora, se ha identificado una derivación del ghosting que es todavía peor: el haunting.

'Haunting': el comportamiento tóxico que puedes estar sufriendo sin darte cuenta

El 'haunting' es una práctica que se refiere a cuando alguien que ha desaparecido haciendo ghosting vuelve a aparecer de forma indirecta: mirando una story de Instagram, apareciendo como "escribiendo" en una conversación de WhatsApp o lanzando algún "me gusta" discreto.

Estos hábitos son especialmente tóxicos y perjudiciales para la salud mental, ya que provocan una situación de confusión en la persona afectada y frustración por la evidente manipulación. La forma más eficiente de terminar con estas prácticas es bloquear a la otra persona en redes sociales, para evitar que siga poniendo en práctica esta sutil forma de maltrato.