Es uno de los meteorólogos más famosos, y no le faltan motivos: su intensa actividad en redes sociales, así como los años al frente de la sección del tiempo en Telecinco lo han convertido en todo un referente para interpretar el cielo. Aunque, en los tiempos que corren, esto sea casi siempre sinónimo de malas noticias.

Los augurios del cambio climático se intensifican cada día y por si las temperaturas que estamos viviendo este otoño no fueran suficientes, ahora se asoma otra anomalía que va a azotar a nuestro planeta.

Picazo ha compartido en redes sociales una captura de GFS, el Sistema Global de Predicción, un mapa de la irregularidad de las temperaturas prevista para el próximo lunes en el Ártico: la interpretación es espeluznante.

Tal y como explica e propio meteorólogo: "Esta extensa mancha roja situada en el centro del mapa representa una anomalía térmica positiva de 20C", aunque reconoce que podría ser incluso mayor a 20C porque es en esta temperatura donde "se acaba la escala de colores".

Para él, esta "predicción de temperaturas para el lunes que viene en el Ártico ha abierto muchos ojos": una de las consecuencias principales del aumento de la temperatura de la Tierra es el deshielo de los polos, que a su vez trae consigo el aumento drástico del nivel del mar.

La predicción de Mario Picazo para el otoño

Las sucesivas olas de calor que hemos sufrido durante los meses de primavera y verano han disparado las temperaturas del mar Mediterráneo. Con más de 30 grados, esta cifra desorbitada tiene más consecuencias de las que podemos imaginar: los meteorólogos advierten que lo que viene después de verano puede ser todavía más terrible. 

Entre las personas que se han aventurado a calcular qué consecuencias pueden tener estas altas temperaturas en los fenómenos climatológicos de los próximos meses, está el famoso presentador Mario Picazo

El conocido meteorólogo, que solía trabajar para Telecinco y actualmente se encuentra en Eltiempo.es ha desarrollado los motivos por los que todo el mundo está sobre aviso con lo que puede venir en septiembre. 

Al estar tan caliente la masa de agua del Mar Mediterráneo, se puede convertir en lo que ha calificado como una “fábrica de vapor de agua”, que además de mucho “calor y bochorno” (a lo que desgraciadamente ya estamos acostumbrados), podría derivar en unos fuertes episodios de inundaciones y tormentas provocados por el fenómeno de la gota fría o DANA