Si has tenido que sufrir algún ingreso hospitalario o acompañar algún paciente en su estancia, habrás podido comprobar que los menús de los centros sanitarios resultan un tanto especiales. Solo ofrecen alimentos totalmente sanos, ricos en nutrientes esenciales y vitaminas para que la recuperación del paciente sea lo más rápida posible. 

Entre la variedad de postres que ofrecen, nos encontramos con las frutas y, curiosamente, y casi de forma generalizada, con la gelatina. ¿Por qué incluye esta supuesta golosina en sus menús? ¿Acaso oculta beneficios que a priori desconocemos? Buscando entre sus propiedades encontraremos el secreto.

La composición de la gelatina

Para empezar a desentrañar los secretos de este saludable postre, necesitamos conocer cuál es su composición. Es así como encontramos un 90 % de colágeno. Este se obtiene a partir de restos de animales de sus pezuñas, pieles, tendones y huesos. 

Estos restos se trituran y se llevan a un proceso en el que son sometidos a un baño de ácido que, más tarde se solidifica para convertirlo en gelatina. 

¿Por qué los hospitales lo dan a sus pacientes?

Una de las características principales de este postre es que resulta especialmente rico en aminoácidos y proteínas. Dos elementos fundamentales para nuestro organismo y que intervienen en procesos relevantes para su correcto funcionamiento.

Los aminoácidos

Son los responsables de potenciar, reforzar y reparar estructuras de nuestro organismo. También ayudan a transportar la información entre las células nerviosas. Sin olvidar sus efectos antiinflamatorios, son fundamentales en la cicatrización de heridas.

Las proteínas

Son elementos cruciales, ya que de ellos depende, especialmente, el fortalecimiento del sistema inmunitario, la formación y reparación de los tejidos, así como del transporte de las vitaminas.

Beneficios de la gelatina

  1. Gracias a su alto contenido en colágeno resulta ideal para cuidar la piel, el cabello, las uñas, las articulaciones y los tendones. De ahí que sea un complemento ideal para los deportistas.
  2. Sirve para estimular el metabolismo y quemar las grasas.
  3. Fortalece y refuerza el sistema inmunológico.
  4. Ayuda al proceso digestivo.

Por todas estas razones, la gelatina es un alimento perfecto para ofrecer a aquellas personas que se encuentran hospitalizadas y necesitan llevar una alimentación equilibrada. Menús en los que primen buenos nutrientes para que la recuperación sea lo más rápida y segura posible.