Las pedidas de mano son prácticamente un género en sí mismas: a la hora de arrodillarse ante la persona amada para pedirle matrimonio, las personas sacan toda su creatividad e inventan las escenas más originales. Así ha ocurrido con el último vídeo viral, donde un hombre le pide a su pareja que se case con ella en pleno Mercadona y de la forma más disparatada posible.

Todo comienza cuando el pretendiente en cuestión entra al supermercado, una vez dentro se presenta en la zona de perfumería, donde trabaja su pareja. La joven se ve sorprendida de repente por una tuna que comienza a cantar, y de la que emerge su novio con un anillo de compromiso y la rodilla en el suelo.

La novia se echa las manos a la cara, sin dar crédito a lo que está ocurriendo, pero cuando ya parecía que iba a rechazar la propuesta, se lanza a los brazos de su futuro esposo en lo que parece una confirmación evidente de que sí quiere casarse con él.

El ya futuro marido sale con una amplia sonrisa, sabiendo que la pieza se hará viral y se convertirá en un recuerdo que podrán revivir juntos para siempre.