22 de julio de 2011
22.07.2011
Tribunales

Condenada a quince años por matar a su marido con 3 puñaladas mientras dormía en Mijas

La mujer, de nacionalidad paraguaya, protagonizó "un ataque sorpresivo e inesperado" contra su víctima

19.07.2011 | 16:40

Una mujer ha sido condenada por la Audiencia Provincial de Málaga a quince años y un día de prisión por asesinar a su marido mientras dormía, tras asestarle tres puñaladas en un apartamento de la localidad malagueña de Mijas.

La mujer, de nacionalidad paraguaya, protagonizó "un ataque sorpresivo e inesperado" contra su víctima ya que aprovechó que estaba tumbado en la cama "desprevenido y prácticamente sin posibilidad de defensa", según la sentencia, a la que ha tenido acceso Efe.

La acusada, sin antecedentes penales, cometió el asesinato el 12 de mayo de 2009 sobre las 2,00 horas y permanece en prisión provisional por esta causa desde entonces.

La primera puñalada causó una herida incisa de unos 4,8 centímetros en el cuello cabelludo del hombre y la segunda le afectó un dedo y le cortó parcialmente la uña, al tratar la víctima de interponer la mano entre el arma y su cuerpo.

Finalmente, la procesada "empleando una fuerza descomunal" le propinó una tercera puñalada con trayectoria horizontal de izquierda a derecha y de delante a atrás con una profundidad de unos 21,5 centímetros, que le afectó el hemitórax e hirió el pulmón izquierdo, el pericardio y finalmente el corazón.

Tras ello, la mujer se marchó y el marido "herido de muerte" consiguió salir a la calle para pedir auxilio, pero murió en la calzada.

En la sentencia se explica que la mujer cometió los hechos por un acaloramiento fruto de los celos que le afectaba levemente sus facultades mentales pero no las anulaba, porque era consciente de lo que hacía.

Además, la acusada confesó desde el principio que acabó "violentamente" con la vida de su marido y se entregó a las autoridades antes de conocer que la investigación se dirigía contra ella.

Durante el juicio popular reconoció los hechos y explicó que la relación con su marido era "mala", aunque no la consideraba acabada, pero que el día del crimen tuvieron una discusión en la que éste la cogió del pelo, la tiró en el sofá y le dijo que era "una sudamericana de mierda" y que no servía para nada.

El jurado popular consideró en su veredicto que la mujer cometió el crimen tras un acaloramiento, fruto de los celos, debido a que la procesada ya conocía que la víctima mantenía una relación extramatrimonial con otra mujer y que además quería vender su domicilio conyugal y disolver el matrimonio.

Por todo ello, la acusada ha sido condenada por un delito de asesinato con la circunstancia agravante mixta de parentesco y las atenuantes de arrebato y confesión del hecho, y tendrá que indemnizar a los herederos con 300.000 euros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp