05 de febrero de 2017
05.02.2017
Especies amenazadas

Casares localiza los puntos negros para evitar que las aves mueran electrocutadas

El Ayuntamiento ofrece los primeros análisis en base al informe técnico que solicitó a la Diputación de Málaga y que usará para instar a las eléctricas a reforzar la seguridad

05.02.2017 | 00:10
Una de las imágenes de los diez buitres que murieron electrocutados a finales del pasado mes de noviembre en el término municipal de Casares.

Buitres leonados, águilas y alimoches, principales especies amenazadas

El Ayuntamiento de Casares ya ha iniciado los trámites con las diferentes compañías eléctricas, al objeto de evitar que se repitan sucesos como el que propició, a finales de noviembre pasado, que muriesen electrocutados un total de diez ejemplares de buitres leonados. Para perfilar las acciones que deben ponerse en marcha acaba de ofrecer los primeros análisis del informe técnico que solicitó a la Diputación de Málaga y que estudia desde hace dos semanas.

En dicho documento se sitúan los principales puntos negros del término municipal y se destacan incluso las principales especies aves amenazadas: «El buitre leonado se puede observar por estar presente en la zona, así como el águila calzada, el águila culebrera, el águila perdicera, el alimoche común y en épocas de migración se localizan también grupos de milano negro, cigüeña blanca, además de distintas especies de gaviotas e incluso ejemplares de buitre negro», argumenta el texto.

El técnico de la Concejalía de Medio Ambiente de Casares, Cristóbal García, recuerda otras incidencias anteriores en el municipio y la necesidad de afrontar la problemática en profundidad. «Con el informe tenemos la herramienta fundamental para analizar este problema y proponer a los titulares de las redes eléctricas que acometan medidas urgentes para corregir los puntos negros. Vemos que hay unas líneas en las que sí se han detectado muertes, por la tipología de apoyo que presentan, y otras donde no. En el informe remitido por la Diputación se establece una serie de líneas preferentes donde actuar», relata.

Casares, además de disponer de un entorno medioambiental privilegiado, se encuentra justo en las rutas migratorias de un gran número de especies que pasan de un continente a otro a través del Estrecho de Gibraltar. «En todo este entramado hay que considerar la problemática añadida para las aves planeadoras derivada del Parque Eólico de Casares», subraya el texto de dicho informe.

En cuanto a los puntos negros se indican varios espacios de la Sierra de Utrera, próximos al núcleo urbano principal de Casares. Se localizan apoyos en líneas que parten de la subestación eléctrica de los Pedregales y que se dirigen hacia Sierra Crestellina y Sierra de Utrera. El documento expresa que las empresas eléctricas «atienden los requerimientos de la administración ambiental, con el objeto de arreglar los puntos negros de los tenidos, pero para realizar un trabajo es necesaria una investigación de campo previa que detalle la localización exacta de los postes eléctricos a corregir».

En esa tarea, el Ayuntamiento confía en que haya un mayor avance, frente a los tímidos pasos que se han dado hasta ahora, en las respuestas a esta problemática. «No son inversiones cuantiosas y es, por otra parte, una obligación legal. Pero lamentablemente no se hacen las cosas a la velocidad que se debe hacer, pese a que haya una constancia de las muertes», confiesa Cristóbal García.

Concluye este técnico especializado en Medio a Ambiente que como dato significativo aparece ya como principal causa de mortandad este tipo de accidentes entre las aves, «por encima de los venenos o de los disparos».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp