08 de diciembre de 2019
08.12.2019
La Opinión de Málaga
Aniversario

Un año del nuevo Torremolinos

La inauguración hace justo 12 meses del alumbrado navideño sirvió para abrir al tránsito peatonal la plaza Costa del Sol, en el corazón urbano de un municipio torremolinense en plena transformación

08.12.2019 | 05:00
Una de las panorámicas que arroja el espacio urbano torremolinense que sirve de eje vertebral hacia la calle San Miguel o La Nogalera.

El Ayuntamiento de la ciudad costasoleña hace balance del primer año del «mayor de los espacios peatonales de la provincia», además de poner el acento en la creciente petición de nuevas licencias comerciales y en las perspectivas de inversión que ha despertado el mayor resort europeo de ocio, el futuro Intu Costa del Sol.

Justo un año cumple este mismo fin de semana la plaza Costa del Sol de Torremolinos, reabierta por entonces después de una inversión de más de 2,5 millones de euros que a juicio del Ayuntamiento la convertían en el más amplio de los «espacios peatonales de la provincia». La inauguración del alumbrado navideño dio pie a dar por finalizada la obra pública, pero la «apertura oficial» se retrasaría al Día de los Enamorados porque aún faltaban por ultimarse algunos flecos.

El Consistorio acaba de realizar un primer balance de estos 12 meses tras la peatonalización. Uno de los aspectos más importantes que se destaca es el aumento en casi el 50% de la petición de licencias comerciales en el municipio, así como la atracción de visitantes que ha generado este nuevo recinto peatonal. «Tenemos el ejemplo de afluencia histórica de visitantes en las pasadas fechas navideñas, que esperamos repetir este año con el nuevo alumbrado recién inaugurado», señala el propio gobierno local.

Asimismo se recuerda que en el mismo contexto de «un nuevo Torremolinos, más moderno y acorde a los proyectos de peatonalización que han transformado Málaga capital», también en el último año se han abierto «nuevas perspectivas de inversión» con motivo de la puesta en marcha del nuevo PGOU y de la presentación del que será «mayor resort europeo de ocio, el futuro Intu Costa del Sol», como alegan fuentes del propio equipo de gobierno.

Para estos dirigentes torremolinenses, el municipio está en plena transformación y lo que ocurrió el 7 de diciembre de 2018 se va a poder analizar con más claridad con el paso de los años y una perspectiva temporal más amplia. Así fue como lo definió por entonces el arquitecto encargado de diseñar este proyecto, el afamado urbanista malagueño Salvador Moreno Peralta.

En el concepto que aplicó a elementos como las pérgolas que pueden contemplarse en las cercanías del enlace hacia la calle San Miguel, destacan ondulaciones que evocan las «cálidas olas del Mediterráneo». Y el alcalde, José Ortiz (PSOE), se refirió bajo las luces navideñas a que con la reapertura de la plaza se lograba «iluminar un nuevo espacio que es ya un claro exponente de ese nuevo Torremolinos moderno, limpio, sostenible e integrador».

Previamente, a finales de 2016, el equipo de gobierno liderado por el propio Ortiz decidía cortar al tráfico rodado la propia plaza Costa del Sol, a la espera del proyecto de peatonalización, «con la intención de dar unos primeros pasos hacia ese nuevo diseño». La ciudadanía empezó en ese momento a hacer propio el recinto urbano donde pasear en «encuentro permanente con el sol y con la vida», como ya lo definiese el regidor.


Pasados estos primeros 12 meses, con el balance que genera la dinámica de la plaza en todas las estaciones, el gobierno local reconoce el acierto de reformar un espacio ya convertido en «eje vertebrador de la ciudad». La edil de Comercio de Torremolinos, Maribel Tocón (PSOE), incluso va más allá en términos de creación de empleo: «El proceso de peatonalización también genera, de manera evidente, una reducción del paro en Torremolinos de más de un 11 por ciento».

En un reciente encuentro con comerciantes con motivo de la entrega de galardones del Círculo de Empresarios, la dirigente añadió que sólo durante el tercer trimestre de este año, con respecto al año anterior, Torremolinos ha registrado un crecimiento del 10% en cuanto a la actividad comercial, «en número de contratos que se han firmado».

Ahora los retos respecto a la peatonalización pasan por completar el proyecto para la rehabilitación de la Casa María Barrabino, al tiempo que se poner en marcha un nuevo Mercado Gourmet.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook