La Policía Nacional ha desarticulado tres puntos de venta de droga en Fuengirola en una operación que suma ocho miembros de una misma familia detenidos con edades comprendidas entre los 19 y los 70. A los arrestados se les imputan delitos de tráfico de drogas y asociación ilícita. La investigación se inició ante las constantes quejas vecinales que denunciaban la gran afluencia de personas que buscaban sustancias estupefacientes en varias viviendas. La preocupación de los vecinos se veía agravada porque los compradores consumían dichas sustancias incluso en el portal de la finca.

Dada la dilatada experiencia de los investigadores en este tipo de puntos negros de venta de droga, las primeras averiguaciones llevaron a los agentes a identificar a los moradores de las viviendas. Concretamente, los residentes de los domicilios pertenecerían a un mismo grupo familiar, siendo uno de los propietarios un varón, conocido policialmente por haber sido detenido anteriormente en numerosas ocasiones por hechos de la misma naturaleza. Una vez comprobados tales extremos los investigadores, miembros de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de Fuengirola establecieron un amplio operativo en el que participaron unidades policiales como el GEO, GOES, la unidad de Guías Caninos y UPR que finalizó con el arresto de ocho personas del mismo clan familiar como presuntos responsables de un delito de tráfico de drogas y asociación ilícita.

En los tres registros practicados los agentes intervinieron 78 gramos de hachís, 27 gramos de marihuana, 15'9 gramos de cocaína, así como dosis de heroína. También localizaron un arma corta de fuego simulada, un arma corta de airsoft, un arma corta de aire comprimido, 22 cartuchos de calibre 9 milímetros parabellum, seis armas blancas, dos puños americanos, una pistola táser y dos defensas entre otros efectos. El atestado policial instruido y los detenidos fueron puestos a disposición de la autoridad judicial.