El Ayuntamiento de Mijas estima que el coste total de los daños por el paso de la borrasca Filomena por el municipio se sitúa en torno a un millón de euros, cifrando en 400.000 el coste de las reparaciones en los espacios públicos, una cifra en la que se incluiría tanto el coste de materiales y maquinaria como los medios humanos para llevar a cabo estos trabajos.

Unos 400 trabajadores de Limpieza, Servicios Operativos, Renta Básica, Playas o Parques y Jardines, están destinados desde el pasado fin de semana a todo tipo de labores para devolver a la normalidad a la localidad.

El alcalde de Mijas, Josele González, y el tercer teniente de alcalde, José Carlos Martín, hicieron ayer un balance de los daños sufridos tras el paso del temporal Filomena que deja cifras históricas de precipitaciones en la Sierra de Mijas con más de 173 litros de agua por metro cuadrado, el tercer mayor registro de los últimos 70 años, según datos de Hidrosur.

«Desde el fin de semana cientos de operarios trabajan sin descanso para devolver la normalidad a nuestra localidad tras el paso de este temporal que tanto daño ha hecho y que se cobraba la vida de dos vecinos como consecuencia de la crecida del río Fuengirola a cuyos familiares enviamos nuestras más sentidas condolencias», dijo el regidor.

Josele González añadió que el temporal ha ocasionado inundación de viviendas y sótanos, caída de muros, desprendimientos de tierra o daños en mobiliario urbano, entre otros, «por lo que necesitaremos varias semanas para que la localidad vuelva a lucir en perfectas condiciones y podamos reparar todos los desperfectos».

El teniente de alcalde José Carlos Martín agrego que están optimizando los recursos para restablecer la normalidad lo antes posible. «Sin duda el mayor daño del temporal no es material ya que en otras ocasiones han sufrido más las infraestructuras. Lo más triste ha sido el deceso de dos vecinos».

El Ayuntamiento retira unas 600 toneladas diarias de residuos vegetales de las playas mijeñas; destinando 25 cubas al baldeo y limpieza de barro en las zonas afectadas; ya ha destinado 6 brigadas de operarios con camión pluma para la instalación y retirada diaria de cubas donde los ciudadanos pueden depositar los enseres de viviendas y garajes afectados por las inundaciones.

Asimismo, ha destinado unas 20 máquinas para la retirada de barro en vías urbanas y la adecuación de caminos en zonas diseminadas, así como al baldeo de viales una vez retiradas las acumulaciones de lodo y barro.

El Gobierno local calcula que aún quedarán varias semanas de trabajo, especialmente en zonas como el litoral mijeño y los diseminados, dada la singular orografía de la localidad, de modo que la totalidad de restos vegetales aparecidos en las playas mijeñas puedan ser retirados y los caminos dañados puedan ser reparados, por lo que prevé que el dispositivo especial de operarios destinados a estas labores se mantenga al menos toda esta semana.