El Ayuntamiento de Benalmádena ha incorporado el depósito de agua de La Soga a la red municipal, lo que completa la conexión entre sí de todos los depósitos locales y garantiza el suministro en caso de una avería en la red de distribución de la Costa del Sol.

«Este depósito tiene capacidad para 5.000 metros cúbicos, y se creó como consecuencia del desarrollo urbanístico del sector Tajo de la Soga», explicó ayer el alcalde de Benalmádena, Víctor Navas.

«Hemos tardado casi 15 años en formalizar la cesión de este depósito pero por fin se pone en marcha una de las infraestructuras más importantes de abastecimiento en Benalmádena», manifestó Navas.

«Con el depósito de La Soga, culminamos un circuito circular que comunica todos los depósitos de agua y permite, en caso de avería en la red de Acosol, garantizar el suministro durante tres días, poniendo fin a los problemas de abastecimiento», añadió Navas.

La inversión realizada por la empresa municipal Emabesa en esta obra supera los 700.000 euros, y supone conectar este aljibe con el depósito de Retamar. «Se trata de un aljibe muy necesario ya que hasta ahora el suministro a Benalmádena Pueblo se realizaba mediante pozos», explicó el consejero delegado de Emabesa, Joaquín Villazón.

«Gracias a esta obra cerramos el círculo, y desde este aljibe facilitamos el suministro al pueblo de todo el agua que nos llega procedente de río Verde», dijo. «De esta forma garantizamos el suministro de agua a Benalmádena Pueblo eliminando la dependencia de los pozos. Por eso creo que se trata de la obra más importante que hemos realizado para reforzar el suministro de agua en el municipio», dijo.