El Ayuntamiento de Estepona ha puesto de nuevo en vigor un plan especial de limpieza y desinfección en las residencias de mayores del municipio y en el centro de la asociación Aprona.

El teniente alcalde del área de Control Externo y Servicios, Blas Ruzafa, ha explicado en una nota que esta medida extraordinaria se ha puesto en marcha para reforzar la limpieza en las residencias de mayores y ayudar en la medida de lo posible a evitar contagios.

De esta forma, los trabajos han comenzado este viernes y se irán sucediendo de forma periódica en las instalaciones de las cuatro residencias públicas y privadas, así como en el centro de atención a personas con discapacidad, y se mantendrán hasta que se reduzcan las actuales tasas de contagio.

El tratamiento, que lleva a cabo Ambiplaga, emplea una aplicación combinada de tres métodos por nebulización, pulverización e inmersión (contacto) de los biocidas profesionales Rely+On Virkon y Ox Virin con actividad viricida/bactericida/fungicida. La empresa está realizando por fases la desinfección integral tanto en las habitaciones de las residencias como en las zonas comunes, por lo que se prevé una media de varios días por centro.

El responsable municipal ha recordado que, durante el pasado mes de abril, el Consistorio también contrató estos servicios para reforzar la limpieza y desinfección integral de las residencias de mayores y del centro de la asociación de discapacitados de Aprona.

Por otra parte, el Ayuntamiento continuará realizando labores de baldeo en la ciudad con productos detergentes y desodorizantes que también contribuyen a la eliminación de virus, y complementa la limpieza diaria.

Hasta la entrada en vigor del actual nivel de alerta sanitaria, el Consistorio ha estado desinfectando diariamente los parques infantiles y circuitos biosaludables de la ciudad. Desde que concluyó la primera ola de la pandemia, estos trabajos se han ido realizando cada día, a partir de las 06.00 horas.

El dispositivo para estas labores ha estado formado por cinco furgones hidrolimpiadores de 800 litros de capacidad que pulverizaban agua con virucidas. Este servicio volverá a entrar en funcionamiento una vez que vuelvan a abrirse los parques infantiles y los circuitos biosaludables.