La Policía Nacional ha detenido a cuatro hombres de entre 28 y 17 años por presuntamente importar y distribuir a gran escala de óxido de nitrógeno, más conocido como gas de la risa, en discotecas y fiestas privadas de toda España. Los investigadores dan por desarticulado un grupo criminal internacional y atribuyen a los arrestados un delito contra la salud pública. Los investigadores han intervenido 411 bombonas con 5.255 kilos de este gas, muchas de las cuales eran adornadas con marcas de lujo como Chanel, Christian Dior o Rolex para hacerlas más atractivas.

La operación Bombona se ha desarrollado en dos fases. A inicios de año, agentes de la Comisaria local de Torremolinos se hicieron eco de varias informaciones que apuntaban a que varios inquilinos de un residencial de Benalmádena estaban almacenando mercancía sospechosa y las primeras pesquisas para la identificación de los individuos constataron que, en noviembre del pasado año, las mismas personas habrían estado encausadas en diligencias por un delito contra la salud pública.

Los investigadores establecieron dispositivos para el escrutinio de las actividades de los sospechosos, pudiendo confirmar que importaban grandes cantidades de bombonas que contenían gas de la risa. Una vez que la mercancía se encontraba en la localidad malagueña, las almacenaban en un garaje de la urbanización donde residían, posteriormente las pintaban y decoraban con la imagen de marcas de lujo, haciéndolas así más atractivas para su posterior venta en clubes, discotecas o fiestas privadas de todo el país.

La primera fase de la acción policial culminó el pasado día 29 de enero con la detención de uno de los investigados al ser sorprendido in fraganti mientras recibía un cargamento de botellas de óxido de nitrógeno. En el registro practicado en el garaje y vivienda del detenido fueron intervenidas 200 bombonas del gas -unos 1.600 kilos de óxido de nitrógeno, 5.000 globos, 108 filtros para introducir el gas en los globos, así como 67 gramos de hachís. En gestiones posteriores se comprobó la existencia de un almacén en Coslada (Madrid) donde el investigado contaría con varios palés de bombonas pendientes de distribución y que alcanzarían 1.200 kilos de peso.

Con los datos obtenidos de la primera fase y continuando la investigación, se determinó que el detenido pertenecería a un grupo criminal que se aprovisionaría de óxido de nitrógeno de manera irregular a través de mercantiles ubicadas en Países Bajos para posteriormente importarlo a España. Entre los depósitos en los que almacenaban la mercancía constaría la vivienda de Benalmádena –registrada en la primera fase-, una nave del polígono Guadalhorce y una finca de alquiler de almacenes de contenedores ubicada en la localidad de San Pedro Alcántara (Marbella).

En la segunda fase del operativo llevado a cabo el pasado día 8 de febrero en Marbella se procedió a la detención de otros tres varones. Además se incautaron otras 211 bombonas -2.455 kilogramos- de gas de óxido de nitrógeno y 144 con válvulas de extracción del gas.

Peligroso

El óxido de nitrógeno en los últimos años se ha convertido en una de las drogas lúdicas más populares en clubes, discotecas y fiestas privadas de Europa. Se trata de un gas incoloro con un olor dulce y a su vez tóxico, con efecto anestésico y disociativo. Dicha sustancia puede producir euforia, sensación de bienestar y embriaguez, prolongándose sus efectos por un máximo de tres minutos. La administración de este gas se realiza de forma inhalada, siendo una nueva forma de administración la aspiración del contenido de los globos hinchados. Respirar este gas puede causar desvanecimientos, mareos y somnolencia, llegando en altas dosis a causar el desmayo e incluso la muerte.