El Parque Botánico-Orquidario alberga la orquídea Angraecum Sesquipedale, un ejemplar que se caracteriza por tener el nectario más largo de todas las especies existentes, con una longitud de entre 20 a 35 centímetros.

Se trata de una de las especies de plantas pioneras en los estudios de la evolución de la especie, ya que en 1862 el naturalista Charles Darwin observando el largo nectario que poseía (espolón) su flor, predijo la existencia de una mariposa con tal apéndice que pudiera libar el néctar al fondo del nectario, según informa el Ayuntamiento de Estepona.

Este insecto fue descubierto en 1903 en Madagascar. De aquí que sea conocida como la Orquidea de Darwin, además de Orquídea de Navidad y Estrella de Belén por la forma estrellada de su flor y su color blanco níveo.

Otra de las curiosidades de esta especie es el fuerte perfume que emite durante la noche y que es perceptible a kilómetros de distancia, con el objetivo de atraer durante la noche a los polinizadores.

La Angraecum Sesquipedale es una orquídea endémica de Madagascar, poco corriente en colecciones particulares, al ser una planta de cuidados exigentes, ya que necesita calor y mucha luz, aunque nunca debe ser expuesta directamente a la luz solar. Asimismo, sus raíces son sumamente delicadas.

El Parque Botánico-Orquidario cuenta con tres de estos ejemplares, dos jóvenes y uno adulto.

El Parque Botánico-Orquidario ha vuelto a abrir sus puertas siguiendo las medidas de seguridad indicadas por las autoridades sanitarias, como el control del aforo de visitantes, el mantenimiento de la distancia de seguridad y la obligatoriedad del uso de la mascarilla durante la visita a las instalaciones.

Por su parte, el curator del Orquidario, Manuel de Lucas, ha afirmado de que los próximos meses son excepcionales para visitar estas instalaciones, ya que ofrecerán la floración de más de 200 especies distintas de gran vistosidad e interés.

El Parque Botánico-Orquidario de Estepona fue inaugurado en marzo de 2015 y constituye uno de los principales atractivos turísticos de la ciudad por la cantidad y singularidad de las especies que alberga y el diseño del edificio donde se ubican.

El inmueble, en pleno corazón de la ciudad, se encuentra dividido en dos niveles que se encuentran a cotas diferentes y separados por un bosque de bambú, y cuenta con una superficie de 1.000 metros cuadrados y 15.000 metros cúbicos de volumen.

El edificio posee tres cúpulas recubiertas de vidrio que se han convertido en sus señas de identidad y han cambiado la fisonomía del municipio.

La bóveda principal del inmueble alberga decenas de especies de orquídeas y una gran cascada, que sorprende a los visitantes que observan la cúpula desde su interior.