La Policía Nacional ha localizado en Benalmádena al líder de una organización alemana dedicada al tráfico de cannabis y anfetaminas que estaba reclamado por narcotráfico y un homicidio fruto de un ajuste cuentas. En el registro de su vivienda, los agentes encontraron una pistola Reck y munición, mientras que el operativo también ha supuesto el arresto de otro miembro de su banda que huyó con él hasta España.

La investigación arrancó a principios de año con la participación de agentes del Grupo Central de Fugitivos, agentes del Grupo III de Estupefacientes y RRII de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Málaga y agentes de la Policía Federal Alemana con el objetivo de tramitar de una orden europea de investigación y otra de detención y entrega que pesaba sobre dos miembros de una red dedicada al tráfico de estupefacientes.

Según las pesquisas, los investigados abandonaron Alemania para reorganizarse como red criminal en la Costa del Sol, donde fueron detectados en noviembre del año pasado. El líder de la organización, de origen iraní, estaba clasificado por las autoridades alemanas como muy peligroso, ya que siempre iba armado y se supo que castigaba a sus socios golpeándolos con barras de hierro y herramientas pesadas en el cuerpo cuando las operaciones no salían como esperaba.

A primeros de este mes de febrero se procedió a la detención de uno de ellos en Torremolinos en virtud de la orden europea de detención y entrega por tráfico de drogas. A raíz de este arresto, los agentes descubrieron indicios que indicaban que el jefe del detenido y líder de la organización también estaba asentado en la zona. 

La búsqueda culminó en un domicilio de Benalmádena "del que nunca salía y en el que habría extremado al máximo las medidas de seguridad para evitar su localización", según ha explicado la Policía Nacional. El pasado día 15 se procedió a la entrada y registro en el domicilio del encartado, donde fue detenido. En el momento del arresto, el fugitivo se encontraba en el salón de la vivienda, donde había instalado una cama para pernoctar, hallándose al alcance de su mano un arma municionada.  

Los investigadores localizaron documentación de otros miembros de la organización ya detenidos, que al parecer el líder utilizaba para evitar ser identificado. Además de la pistola y 28 cartuchos, los policías encontraron 770 euros y un móvil vinculado al homicidio por el que también estaba siendo buscado.

Los hechos relativos a la orden europea de detención y entrega de las autoridades judiciales alemanas han sido puestos en conocimiento del Juzgado de Instrucción de la Audiencia Nacional, así como los hechos por los que se emitió una orden europea de investigación por parte de la Fiscalía de Cooperación Internacional, se han comunicado al Juzgado de Instrucción número 4 de Torremolinos.

Los dos arrestados fueron ingresados en prisión por orden de la autoridad judicial competente, habiendo sido ya extraditado a Alemania el primero de los detenidos.