El hallazgo de sendos artefactos de la Guerra Civil en la zona norte de Torremolinos ha movilizado recientemente a los Técnicos Especialistas en Desactivación de Artefactos Explosivos (Tedax) de la Policía Nacional dos veces en menos de una semana. Según fuentes policiales, el primero de ellos se localizó el pasado 12 de febrero en el paraje del arroyo de los Pinillos, al norte del municipio. Unos senderistas que caminaban por un camino forestal que da acceso a la cantera llamaron al 091 tras toparse con un dispositivo sospechoso y una patrulla de la Policía Nacional confirmó el hallazgo, por lo que se activó a los Tedax. Los especialistas comprobaron que se trataba de parte de una ojiva de un proyectil italiano de artillería de 65 milímetros que estaba en mal estado, pero que aparentemente podía mantener la carga explosiva. El artefacto, de entre cuatro y cinco centímetros de diámetro y forma cónica, fue neutralizado.

Seis días después y en la misma zona, las fuentes aseguran que un bombero fuera de servicio encontró otro proyectil similar, por lo que los Tedax se trasladaron de nuevo a la zona. En este caso, los agentes comprobaron que el artefacto estaba inerte.

Consejos

El hallazgo de este tipo de artefacto es habitual en diferentes puntos de la provincia de Málaga. En noviembre, la Policía Nacional informó de la detonación de manera controlada un proyectil de artillería naval localizado en Marbella y de dos granadas artesanales de mano halladas en Antequera. Ambos hallazgos se produjeron en apenas veinte días. El primero de ellos, de 95 milímetros de calibre y 395 milímetros de largo, fue encontrado en las inmediaciones del arroyo de la Cabrilla por propietario de una finca mientras realizaba labores de arado. En Antequera, un tractorista encontró una de las granadas mientras trabajaba en una finca a las faldas del Parque Natural de El Torcal. Al día siguiente, unos cazadores encontraron otra granada en un coto próximo a la carretera Los Nogales-La Joya.

Ante el posible hallazgo de artefactos explosivos, los Tedax recomiendan no coger, manipular trasladar el objeto y avisar inmediatamente a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. «No confíe en su aspecto deteriorado, en multitud de ocasiones el interior está intacto y pueden provocar daños personales y materiales», advierten.