El grupo municipal de Benalmádena ha votado en contra de la aprobación inicial de los presupuestos de 2021 porque priorizan el gasto ingente en obras, sin control, y con una total falta de planificación realista a largo plazo de las consecuencias de ajustar al máximo los ingresos en base a los gastos.

Así lo ha anunciado el portavoz de Cs Benalmádena, Juan Antonio Vargas, que ha alerta de que está en riesgo la estabilidad de las cuentas para el próximo año, una cuestión que podría desembocar en una subida masiva de impuestos. Vargas afirma que la Intervención ha puesto de manifiesto esta situación de desequilibrio en sus informes previos a la aprobación inicial de las cuentas "sin que la izquierda se inmute porque adora gastar por gastar y luego subir impuestos".

"No es de recibo la ingente cantidad de obras, planes de asfaltado y redacción de proyectos que plantean estos presupuestos con cargo a los ahorros de los benalmadenses", ha dicho Vargas.

El portavoz de Cs afirma que hasta los fondos EDUSI están "en tela de juicio por parte de la Intervención", ya que, si el alcalde socialista Víctor Navas "no cumple con lo previsto ni los requisitos ni plazos, los benalmadenses acabaremos dentro de dos años haciendo frente a los gastos totales de unas obras que se comerían toda la inversión prevista con cargo al remanente".

Vargas añade que "esto lo vamos a pagar todos los benalmadenses en la próxima legislatura porque se ha cumplido el plan de ajuste y ahora Navas quiere utilizar la excusa de la pandemia para derrocharlo en obras y no en políticas activas de recuperación económica".

Vargas critica que un gobierno de izquierda apueste por el ladrillo, olvidándose, no solo de rescatar a quienes peor lo están pasando, sino que estos presupuestos apuestan por proyectos aún sin redactar, renuncian a bajar impuestos, lo que recomienda la Unión Europea, y no dotan de un ambicioso plan de ayudas a empresarios y autónomos.

"Mientras Mijas o Fuengirola gastan entre cinco y 12 millones en ayudas directas a estos colectivos, Benalmádena, con 27 millones de euros de ahorro, dedicará 1,2 millones. Las cifras lo dicen todo".

Demasiados contratos a dedo

Cs Benalmádena acusa al equipo de gobierno de llegar muchas veces al máximo previsto por la ley para eludir tener que sacar a concurso público obras y trabajos "recurriendo en exceso a los contratos menores".

"Nos encontramos con partidas en publicidad y propaganda, algunas sobre los EDUSI, que todavía ni han empezado, nos encontramos con proyectos que se inician pero no se completan, gastos escandalosos de publicidad, como FICCAB, o el derroche en un nuevo avatar para la oficina de Turismo, también a través de un contrato menor, al que mañana seguirá otro contrato menor similar porque el proyecto se ha empezado pero no está terminado, todo a dedo y no por concurso", subraya el líder naranja. "De todo esto da buena cuenta Intervención en sus informes, pero parece que a la izquierda estas cuestiones de la vieja política no le interesan".

Igualdad real

Juan Antonio Vargas ha pedido a la izquierda en Benalmádena que "deje de dar lecciones sobre Igualdad a los demás y rehúya de las estrategias de marketing para propiciar políticas de igualdad real".

Vargas puso como ejemplo que un elevado colectivo de mujeres son trabajadoras del servicio de ayuda a domicilio en Benalmádena y que este municipio, "donde gobierna la izquierda, es uno de los cinco municipios de España que peor sueldo paga a estas empleadas, o es uno de los ayuntamientos con mayores niveles de contratos temporales en puesto de interinidad, puestos que también ocupan muchas mujeres, o las mujeres que hacen cola en el área de Asuntos Sociales porque el alcalde se gasta el dinero en obras y no en una prestación óptima y de calidad de los servicios públicos que son de su competencia", afirmó el líder naranja.