El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Benalmádena aprobó ayer de manera inicial los presupuestos para 2021, con los únicos votos a favor del equipo de gobierno (PSOE e IU), y los votos en contra de los tres partidos de la oposición: PP, Cs y Vox.

El alcalde de Benalmádena, Víctor Navas, afirmó que «cada céntimo de dinero público recaudado se pondrá al servicio de la reactivación y recuperación de nuestra economía, tras una dura pandemia que ha dejado a muchas empresas en el camino, dedicándolos a obra pública, planes de empleo, formación y cualificación de trabajadores, ayudas de carácter social, y también para autónomos y empresas», dijo Navas.

Para ello, dijo el regidor, los presupuestos de 2021 aumentan el gasto social casi un 30%. Además, el Ayuntamiento mantendrá 4,9 millones de euros en subvenciones para ayudar a las familias en el pago del IBI y 1,5 millones para la tasa de basura», dijo, para lo que habrá que liquidar las deudas pendientes con el Consistorio antes del 15 de marzo.

El presupuesto de gastos para 2021 asciende a 103,5 millones de euros, lo mismo que el de ingresos. «El objetivo es ayudar a la reactivación de la economía de nuestra ciudad tras la crisis provocada por la pandemia», declaró Navas.

Por ello, aumentará el gasto público un 7,65%, «lo que supondrá 7 millones de euros más respecto a 2020 a pesar de recaudar 11 millones menos y que este año se dejarán de recaudar otros 6 millones.

También aumentan las partidas de Playas un 47,76%, recogida de RSU (residuos sólidos urbanos) un 8%, limpieza viaria un 3,20%, o Parques y Jardines el 43%. «Los presupuestos también contemplan ayudas para asociaciones como ABAD, Afesol, AECC, AFAB, Asís o Cruz Roja, para colaborar en la ayuda a los más vulnerables», explicó Navas.

«Casi el 8% del presupuesto municipal se destinará a ayudar a familias y personas, empresas, autónomos, a todo el tejido productivo de la ciudad», recalcó el alcalde.

Ante la necesidad de disponer del presupuesto para que las ayudas sociales empiecen a llegar inmediatamente, Navas pidió a los partidos de la oposición que prestaran su apoyo al presupuesto, o se abstuvieran: «No hay otro presupuesto posible que pueda contribuir más a atenuar el impacto de la pandemia en el municipio, porque en el que hoy aprobamos hemos dedicado hasta el último céntimo a atender a la ciudadanía» dijo Navas.

Pero no fue así. Cs Benalmádena votó en contra de los presupuestos porque «ponen en riesgo la estabilidad financiera y acabarán subiendo los impuestos», dijo su portavoz, Juan Antonio Vargas, quien argumentó que los presupuestos de 2021 priorizan el gasto ingente en obras, sin control, y con una total falta de planificación realista a largo plazo de las consecuencias de ajustar al máximo los ingresos en base a los gastos, algo de lo que ya habría advertido la Intervención.

Vargas denunció que no bajan los impuestos, como recomienda la UE, y no hay un ambicioso plan de ayudas a empresarios y autónomos. «Mientras Mijas o Fuengirola gastan entre cinco y 12 millones en ayudas directas a estos colectivos, Benalmádena -con 27 millones de euros de ahorro- dedicará 1,2 millones. Las cifras lo dicen todo».

Para el portavoz del PP, Juan Antonio Lara, los presupuestos llegan tarde y alejados de la realidad, y que van a seguir dejando atrás a familias y empresas de la ciudad.

Lara añadió que las cuentas carecen de ayudas directas necesarias a los colectivos más vulnerables y no baja impuestos, sino que gastan en obras y proyectos de cara a las elecciones, en fiestas, publicidad y propaganda del equipo de gobierno.

Ante estas críticas, Navas respondió: «No se puede criticar las ayudas que estamos dando a familias, autónomos, o empresas, y no aportar alternativas», dijo.