La Guardia Civil ha desarticulado en la Costa del Sol una organización en una operación que suma 46 detenidos y la intervención de 8.665 kilos de hachís, seis embarcaciones semirrígidas y un arma de fuego real. A los arrestados se les acusa de los delitos de tráfico de drogas, pertenencia a organización criminal y blanqueo de capitales. Aunque la operación Asgard se ha centrado en la Costa del Sol, la gran movilidad de su estructura ha quedado patente con actuaciones policiales en Cádiz, Almería, Murcia, Barcelona y Ceuta. Uno de los alijos que atribuyen a este grupo es el que se produjo el pasado mes de julio a plena luz del día y en presencia de numerosos bañistas en la zona de Benamara, en Estepona.

Entre los arrestados destaca El Tapi, apodo con el que se conoce a un influyente narco natural de Ceuta y que la Guardia Civil considera una de las principales figuras destacadas del narcotráfico del Estrecho por su capacidad transportar grandes cantidades de hachís entre las costas de Marruecos y Andalucía. A sus 33 años, la Guardia Civil ha reconocido que era uno de sus principales objetivos y destaca las numerosas causas pendientes que acumula por asuntos de narcotráfico, «hecho que le ha otorgado un gran prestigio dentro de este tipo de organizaciones». Antes de su arresto se mostró muy esquivo e incluso disponía de varios miembros de su organización que se encargaban de prestarle seguridad y cobertura.

Operación Asgard Collar contra el narcotráfico de la Guardia Civil

Operación Asgard Collar contra el narcotráfico de la Guardia Civil Guardia Civil

Desde el inicio de las investigaciones, los agentes comprobaron que la organización contaba con una gran capacidad logística y una alta y continua actividad delictiva. Para la ejecución de sus acciones vinculadas al tráfico de drogas, poseían estructura en la provincia de Almería para guardar y botar las embarcaciones que posteriormente utilizaban para transportar el hachís entre ambos países. Los investigadores han localizado naves en polígonos industriales de Almería, Murcia y Barcelona que utilizaban para guarda y custodia de las embarcaciones y el aprovisionamiento de las garrafas de combustible. A lo largo de la investigación se han podido observar traslados de un gran número de estas embarcaciones y movimientos que se extendieron incluso a Portugal.

De forma paralela, bajo la dirección de un juzgado de Ceuta, la Guardia Civil también ha investigado una estructura de blanqueo de capitales procedentes del narcotráfico en la que participaban varios de los detenidos. En esta fase se contó con el apoyo de la Oficina de Recuperación y Gestión de Activos (ORGA), cuyo papel ha sido fundamental para localizar bienes a nombre de los investigados y de otros sobre los que hay indicios de haber ocultado su titularidad real. Las pesquisas han descubierto un patrimonio mobiliario e inmobiliario blanqueado de un valor aproximado de 3 millones de euros. Por otro lado, los bienes muebles e inmuebles bloqueados se valoran en 1.500.000 euros, aproximadamente.