La Policía Nacional detuvo este martes en la estación de Renfe-Cercanías de Fuengirola a una mujer de 59 años y nacionalidad finlandesa por su presunta participación en un delito de resistencia y desobediencia grave a agentes de la autoridad.

La arrestada permanecía en un vagón sin la mascarilla obligatoria que marca la normativa vigente por la crisis sanitaria y se habría negado, en todo momento, a portarla e incluso a identificarse. Además, la actitud nada colaboradora de esta persona llegó a alterar el normal funcionamiento del servicio de Cercanías, que sufrió una interrupción de 20 minutos.

Los hechos tuvieron lugar sobre las 18.00 horas en la estación de la avenida Jesús Santos Rein. Un aviso al Centro Inteligente de Mando Comunicación y Control (CIMACC 091) alertaba de la presencia de una mujer sin mascarilla, que no guardaba la distancia de seguridad con el resto de usuarios, teniendo estos que ser realojados en otros vagones.

Una vez en la estación de tren, los agentes actuantes se entrevistaron con el personal de seguridad y el interventor de Renfe. Este último informó que, tras solicitar en reiteradas ocasiones a la mujer su documentación personal, esta le exhibió tan sólo una tarjeta donde se podía leer el siguiente texto en español: "Respeta mi derecho de no llevar mascarilla".

A continuación, los policías accedieron al vagón para entrevistarse con ella, solicitándole que hiciera uso de la mascarilla obligatoria, a lo que se negó en todo momento; asimismo, la ciudadana finlandesa se negó a identificarse.

Cuando los agentes trataban de inspeccionar el bolso de la mujer, comenzó a forcejear con uno de ellos. El comportamiento violento de esta persona alteró el normal funcionamiento del servicio en la estación, generando cierta alarma entre los usuarios.

Finalmente la mujer resultó detenida por su presunta responsabilidad en un delito de resistencia y desobediencia grave a agentes de la autoridad.

Este arresto se suma a otro el pasado lunes, también en Fuengirola, cuando un ciudadano ingles, de 35 años, fue detenido por desobediencia grave a los agentes. El hombre fue sorprendido en calle Francisco de Pizarro sin portar la mascarilla obligatoria, haciendo caso omiso a las indicaciones de la patrulla para que se la pusiera.

En este sentido, cuando los agentes le pidieron la documentación personal para proponerle para sanción administrativa en relación con estos hechos, el sospechoso se negó a identificarse e incluso llegó a apartar violentamente con sus brazos a los policías, que acabaron deteniéndole.