La Policía Nacional investiga la muerte de un hombre cuyo cuerpo ha sido hallado esta mañana en Torremolinos con varios impactos de bala. El suceso se ha producido minutos antes de la 6.00 de la madrugada en la calle Madre del Buen Consejo, vía peatonal en la que se encuentra la parroquia del mismo nombre y que desemboca en las céntricas avenidas de los Manantiales e Isabel Manoja. Las primeras gestiones de los investigadores han permitido identificar al fallecido como un hombre de nacionalidad marroquí de 35 años, según fuentes policiales. Los agentes de la Udyco se han hecho cargo de un caso que apunta a un nuevo ajuste de cuentas en la Costa del Sol.

Fuentes municipales han indicado que el crimen ha sido grabado por las cámaras de seguridad que el Ayuntamiento tiene instaladas en un edificio en obras de la adyacente plaza Pablo Ruiz Picasso. El visionado de las imágenes ha permitido ver a los investigadores cómo la víctima estaciona la furgoneta y se baja de la misma para dirigirse a la parte trasera para comprobar algo en la zona de carga. Al volver al asiento del conductor, un encapuchado entra en escena y se acerca a su objetivo para descerrajarle al menos tres tiros que atravesaron la ventanilla antes de huir.

.

Los disparos han alertado a los vecinos del entorno y han dado aviso a las autoridades. Los agentes de la Policía Local de Torremolinos, que han sido los primeros en llegar y asegurar el perímetro y las pruebas, han encontrado el cuerpo de un joven en la furgoneta que presentaba al menos tres impactos de bala. Confirmado su fallecimiento por los sanitarios, la escena del crimen ha sido acordonada para que los agentes de la Policía Científica de la Policía Nacional realicen una minuciosa inspección ocular de la zona en la que ya han sido localizados varios casquillos. Las fuentes han añadido que la matrícula de la furgoneta está registrada en la Comunidad Valenciana. Antes de practicarle la autopsia en el Instituto de Medicina Legal, el cuerpo ha sido trasladado al Hospital Clínico para realizarle pruebas radiológicas que localicen todos los impactos de bala.