Ocho personas han sido detenidas por su presunta pertenencia a una de las más organizaciones más activas introduciendo hachís por las costas andaluzas a través de narcolanchas y barcos pesqueros. El grupo, asentado en Málaga, Cádiz y Almería, también tenía infraestructura en Marruecos e Italia, ya que, una vez salvado el Estrecho, el objetivo era distribuir el estupefaciente por toda Europa. La Guardia Civil ha intervenido cerca de 5.000 kilos de hachís durante la investigación.

Entre los implicados destaca la figura del español de origen marroquí M.L.M, considerado para los agentes como uno de los narcos más activos en las costas andaluzas. "Siempre desde un perfil muy discreto, ha controlado y organizado la introducción en nuestro país de grandes remesas de hachís, habiéndole intervenido en un procedimiento anterior 32 narcolanchas", ha explicado el instituto armado. También destaca la presencia de P.V., un italiano buscado por las autoridades de ese país por su pertenencia a la camorra napolitana, con varias causas judiciales pendientes en ese país principalmente por narcotráfico y asociación de tipo mafioso.

Las pesquisas arrancaron a mediados del año pasado. Agentes del Equipo Contra el Crimen Organizado de la Unidad Central Operativa (UCO) de Málaga tuvieron detectaron un grupo formado por personas de nacionalidad española, marroquí e italiana que podrían estar iniciando los contactos necesarios para la compra de una gran remesa de hachís e introducirla en España con narcolanchas y embarcaciones pesqueras para su posterior distribución por Europa. Sin embargo, poco después supieron que el alijo había llegado a las costas andaluzas en los últimos días y entregado a otra parte de la organización dedicada a la distribución.

Ya bajo estrecha vigilancia, la mañana de este pasado domingo interceptó el intercambio de droga en la localidad gaditana de Conil de la Frontera, donde se procedió a la detención de varias personas. Esta actuación precipitó otras en las provincias de Málaga y Almería con varios registros en Marbella y Estepona, con nuevos arrestos y la intervinieron más de 200.000 euros en metálico, joyas, vehículos y abundante material informático y tecnológico de interés para la investigación. Hasta el momento, la operación suma ocho detenidos, entre ellas un menor, seis de los cuales han ingresado en prisión.

La investigación ha estado coordinada por la Fiscal Delegada Antidroga y el Juzgado de Instrucción número 6, ambos de Almería y llevada a cabo por el Equipo Contra el Crimen Organizado de la UCO con sede en Málaga (ECO Málaga). En las diferentes actuaciones llevadas a cabo, y debido a la complejidad y peligrosidad de las mismas, también han participado agentes de la Unidad Especial de Intervención (UEI), Grupo de Acción Rápida (GAR), así como otras unidades de las Comandancias de La Guardia Civil de Cádiz, Málaga y Almería.