El presidente del PP de Málaga, Elías Bendodo, dijo ayer que «Torremolinos no merece un gobierno decadente que da la espalda a vecinos y empresarios en beneficio propio».

En un acto con nuevos afiliados en Torremolinos junto a la presidenta local y portavoz municipal del PP, Margarita del Cid, Bendodo dijo que «el hartazgo que se respira en el municipio responde al déficit en la gestión, el despilfarro en cargos de confianza y las contrataciones con el carné socialista por delante».

Bendodo afirmó que el equipo de gobierno municipal «es capaz de aprobar un plan de ajustes, subiendo impuestos y tasas a los torremolinenses, mientras destina 800.000 euros al año en asesores. Esta historia de mala gestión del PSOE y la Costa del Sol no es nueva, ya la han sufrido antes municipios como Marbella o Estepona», y advirtió de que «este lastre de gestión supone un retroceso del que se tarda años en salir», dijo.

Frente a ello, Elías Bendodo contrapuso «la ilusión de un partido que crece en afiliados, evidenciando la importancia de un programa político coherente y de una acción política enfocada a mejorar la vida de los torremolinenses», y reivindicó «la apuesta del nuevo Gobierno andaluz por Torremolinos tras décadas de abandono socialista».

«Esta nueva Junta de Andalucía está haciendo frente a demandas históricas de esta ciudad como los 13 millones de euros para la nueva sede judicial; 120.000 euros para el centro de salud de La Carihuela, que cuenta con un millón de euros programado junto al de San Miguel, donde se abordarán importantes reformas», explicó.

Bendodo añadió que «este año se encargará el estudio y proyecto de un centro de salud en Playamar, y se ejecutarán inversiones para impulsar el Hospital Marítimo, símbolo de la decadencia socialista», para que tenga unas urgencias modernas, además de acometer obras en Oftalmología, Consultas Externas y Hospitalización». Añadió que van a invertir 3,5 millones de euros en el nuevo CEIP de Pinares y 515.000 euros en ampliar espacios deportivos en el IES Concha Méndez Cuesta.

Sin ayudas para la reactivación

Por su parte, Margarita del Cid criticó que «Torremolinos es posiblemente el único gran municipio que no ha gestionado ayudas para pymes, autónomos, comerciantes y hoteleros, ni para la recuperación del sector turístico».

«Hace un año había dependencias municipales sin luz por lo que se debía y porque el Consistorio era incapaz de contratar el suministro y seguimos con semáforos que no funcionan y arreglos que no se ejecutan», lamentó.

Del Cid criticó que «en dos años de gobierno no han hecho nada por mejorar las calles o la limpieza, ni para ayudar a los empresarios e incentivar el empleo, pero sí se han esforzado en inventarse puestos en las empresas municipales cuando ya no podían contratar a ningún cargo de confianza más», criticó.

«Siguiendo el ejemplo de Pedro Sánchez, el PSOE local paga favores políticos con el dinero que recaudan con la zona azul, aumentando las tasas o instalando un radar permanente y otro móvil con el que quieren recaudar 4,6 millones de euros al año.

«Nuestro objetivo es mejorar la calidad de vida de los vecinos con un equipo preparado para gobernar con ilusión como demuestran los más de 120 nuevos afiliados registrados en los tres últimos años, medio centenar tras el congreso local».