El Ayuntamiento de Casares presentó ayer su nuevo Plan de Embellecimiento del Casco Histórico en la plaza de Antonio Galiano, junto a la Fuente de Carlos III. El proyecto recoge las actuaciones que se van a realizar los próximos cuatro años, armonizando zonas verdes y mobiliario urbano en los espacios públicos del Casco Histórico de Casares, según anunció el alcalde, Pepe Carrasco.

«Nuestro objetivo es destacar la belleza y singularidad de Casares, declarado conjunto histórico artístico en 1978, decorando sus calles y rincones para estimular los sentidos de los que nos visitan y de nuestros habitantes, haciendo que resalte su tradicional estilo de pueblo andaluz, su estructura arquitectónica tan y el paraje donde se encuentra, para que sus calles se fundan con la naturaleza que nos rodea. Para que Casares se luzca», dijo el regidor.

La teniente de alcalde y delegada de Infraestructura, Antonia Pineda, explicó que las zonas de actuación incluyen todo el pueblo, aunque se va a diferenciar el recinto del castillo, el Casco Histórico, la carretera de entrada por la curva de Las Cadenitas y el Puerto de la Cruz. El plan marco se va a poner marcha de forma escalada, comenzado este año con la fase 1, en la zona del castillo.

Antonia Pineda explicó que «el programa va a determinar el estilo del mobiliario urbano, bancos, papeleras y otros elementos que se instalen en los próximos años en todas las zonas públicas del casco histórico. Y contempla la iluminación de algunos elementos singulares con el fin de resaltar su importancia».

La delegada de Infraestructuras también destacó el embellecimiento de zonas ajardinadas, que va a consistir en la remodelación de las jardineras existentes, la instalación de grupos de macetas con flores en rincones y calles, que van a ir en color azul añil, así como la creación zonas ajardinadas en parcelas públicas.

Clifford Bucher, técnico Paisajista de Ingenia, empresa que ha diseñado el Plan de Embellecimiento de Casares explicó que se van a optimizar los sistemas de riego y van a utilizar plantas y árboles autóctonos en las zonas ajardinadas para crear una conexión con los parajes naturales que rodean Casares.