La operación Jumita, que ha supuesto la mayor intervención de dinero en efectivo en España (más de 16,5 millones de euros) en los últimos 10 años y 1.616 kilos de cocaína en el puerto de Algeciras, también ha servido para detener a un fugitivo buscado desde hace más de tres años por su presunta implicación en uno de los alijos más importantes de esta droga interceptados en la Costa del Sol

Según ha confirmado la Guardia Civil, entre los 28 arrestados estos días se encuentra un español que a finales de 2017 consiguió eludir la acción policial que logró interceptar en Estepona 3.500 kilos de polvo blanco, por entonces cantidad récord en la provincia de Málaga y una de las más importantes realizas en suelo español. En busca y captura desde aquel golpe, el hombre ha sido finalmente localizado y arrestado en su casa de Ámsterdam, donde estaba residiendo con su familia. 

Aquella operación desarrollada de forma conjunta por la Guardia Civil y la Policía Nacional sumó al menos media docena de arrestados. Los investigadores hallaron la droga en dos emplazamientos. La mayor parte, algo más de dos toneladas, estaban en una vivienda que la organización desmantelada tenía en una urbanización próxima al hotel H10 Estepona Palace. El resto estaba en una nave industrial de un polígono del mismo municipio. En este último caso, la cocaína se encontraba en paquetes ocultos en el interior de sacas que contenían sal.