Las tres administraciones, local, provincial y regional, exigieron ayer al Grupo Tremón que dé la cara de una vez y diga alto y claro qué quiere hacer con el parque de atracciones Tivoli, que se encuentra cerrado y en concurso de acreedores desde el pasado mes de agosto, con una deuda acumulada de más de 11 millones de euros.

El alcalde de Benalmádena, Víctor Navas, el diputado provincial Víctor González y el viceconsejero de Turismo de la Junta de Andalucía, Manuel Alejandro Cardenete, se reunieron ayer en torno a una mesa sobre el futuro de Tivoli, junto con representantes del comité de empresa y de los sindicatos CCOO y UGT, en el Consistorio benalmadense, tal y como se habían comprometido.

El alcalde Víctor Navas manifestó que están abiertos a distintas soluciones que garanticen la viabilidad del parque de atracciones, «como la incorporación de un área comercial u hotelera, pero lo importante es conocer qué plantea el propietario actual, que hasta el momento no ha dicho qué quiere hacer con el parque de atracciones, y desde las diversas administraciones queremos que se pronuncie de forma clara al respecto».

Cardenete afirmó que Tivoli es marca Andalucía y reiteró su compromiso en sacarlo adelante, igual que dijo el diputado Víctor González. No descartan incluso posibles ayudas directas a Tivoli pero con la condición sine cua non de que el parque esté abierto.