El alcalde de Torremolinos, José Ortiz, acompañado del secretario de Estado de Seguridad del Ministerio de Interior, Rafael Pérez, el director general de Violencia de Género, Igualdad de trato y Diversidad de la Junta de Andalucía, Ángel Mora, y el presidente de la asociación Pasaje Begoña, Jorge Pérez, entre otros, presidió ayer el acto de conmemoración del 50 aniversario de la Gran Redada del Pasaje Begoña, en el Palacio de Congresos para rememorar un momento clave en la historia de la lucha LGTBI y reivindicar la diversidad.

«Nuestro Pasaje Begoña y nuestra ciudad significa no solo una reivindicación constante sobre las amenazas constantes, es también un refugio para aquellos que tienen que venir para expresar su verdadero ser y amar como quieran. Esto nos debe hacer reflexionar sobre los derechos conseguidos y saber cómo trasladarlos al resto del mundo», dijo el alcalde Ortiz.

El regidor recordó que la Torre Pimentel, defensa nazarí de hace 700 años, es un baluarte que se ha iluminado con los colores de la bandera LGTBI para mostrar su apoyo al colectivo. «Somos históricamente un referente y nuestro proyecto futuro se basa en no dar ni un paso atrás en lo conseguido y seguir dando luz en la lucha de los derechos LGTBI del mundo».

Durante el encuentro se divulgaron testimonios de algunos protagonistas de aquella redada como Manolita Chen, o la mesa redonda con el representante de Stone Wall In de Nueva York, Friederick Folk, y la presidenta de Onepulse Foundation de Orlando, Bárbara Poma.

El secretario de Estado de Seguridad, Rafael Pérez, destacó la importancia de su presencia en dicho acto. «Con la actuación de las actuales Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado sería totalmente imposible que eso sucediera, estarían protegiendo a quienes fueron las víctimas y me sumo a la reivindicación del alcalde, ni un paso atrás y vamos a seguir esforzándonos para mantener lo conseguido. Para ello son necesarios este tipo de actos».

Rafael Pérez añadió que el también es «un reconocimiento a la Policía Nacional, a la Guardia Civil y a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado ya que son el baluarte encargado de fijar las bases para que la ciudadanía se desarrolle en plenitud de sus libertades con independencia de su raza, género o condición sexual».

El presidente del Pasaje Begoña, Jorge Pérez, aseguró que este tipo de actos conmemoran a las personas que hicieron grande al municipio y pusieron a Torremolinos en la cúspide mundial. «Ha sido muy emocionante ver a tanta gente que luchó y que lo hicieron posible en una época tan difícil. El mensaje de hoy es que es posible convivir, la diversidad es importante y hay que seguir luchando».

El Pasaje Begoña fue uno de los referentes entre los años 1962 y 1971 para el ocio nocturno y el ambiente gay, que cobró protagonismo a nivel internacional y acogió el primer bar gay de España, el Tony´s Bar. Una situación que se vio truncada en 1971 cuando tuvo lugar una gran redada contra el colectivo LGTBI, donde fueron detenidas más de 300 personas por su condición sexual.