Agentes de la Policía Nacional han detenido en Fuengirola a dos ciudadanos de origen búlgaro por su presunta participación en, al menos, cuatro robos con fuerza en domicilios de la costa malagueña. Los arrestados utilizaban el método 'impresioning' para abrir las cerraduras de las puertas de acceso de las viviendas y se disfrazaban de turistas o de trabajadores -albañiles, pintores u otros oficios- para no levantar sospechas. En el coche en el que se desplazaban los sospechosos, los investigadores localizaron, en el interior de unas cajas imantadas bajo el vehículo, joyas y útiles para perpetrar los robos.                                            

La operación Corregidor se inició semanas atrás después de detectarse varios robos en viviendas de la capital malagueña y Estepona por el método 'impresioning'. La colaboración ciudadana ha resultado muy importante para dar con el paradero de los presuntos responsables.

 La técnica utilizada en los robos consistía en franquear las puertas -sin dejar marcas-, introduciendo en la cerradura una llave preparada con antelación de modo específico, a la que adaptaban unas finas láminas de aluminio. Así, con precisos movimientos de izquierda a derecha y con la debida precisión, se producían unas hendiduras debido a la presión que ejercían los bulones de la cerradura, adquiriendo el aluminio la forma exacta de la llave original.

 Según las pesquisas practicadas, los investigados se movían por distintas localidades del país, operando unos días en una provincia para luego dar el salto a otra. Esta vez se habían asentado en Fuengirola,  desde donde se desplazaban en coche para robar en pisos y casas de municipios vecinos.

 Los miembros de la trama se caracterizaban además por disfrazarse para perpetrar los robos. Así, los presuntos responsables se hacían pasar por turistas o incluso por trabajadores -desde albañiles hasta pintores- para no levantar sospechas.

 Las informaciones recabadas condujeron a los agentes a identificar a los supuestos artífices, que eran conocidos por los agentes del grupo de Robos de la Comisaría Provincial. Los sospechosos cuentan con antecedentes por delitos de la misma naturaleza y ya se había detectado con anterioridad su presencia en la costa malagueña.

El dispositivo establecido con el objeto de localizar y detener a los investigados dio sus frutos con la detención de los sospechosos en Fuengirola. Los agentes les atribuyen dos robos en Málaga capital y otros tantos en Estepona.

Material intervenido por la Policía Nacional en la operación Corregidor. L. O.

 Tras inspeccionar el vehículo con el que se desplazaban, se detectaron dos cajas negras de plástico adosadas en los bajos del mismo, a las que habían adaptado unos imanes de gran potencia. Dentro de los cofres se hallaron e intervinieron gran cantidad de joyas procedentes de los robos y varias llaves manipuladas y adaptadas junto con unas pequeñas láminas de aluminio que utilizaban para abrir las cerraduras.

 Con posterioridad se practicó un registro en el domicilio donde se hallaban hospedados, interviniéndose más efectos procedentes de los robos: joyas, bolsos, perfumes, 1.450 euros y herramientas.

Una vez puestos a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia de  Málaga, se decretó el ingreso en prisión de los dos detenidos.