Si estás en la Costa del Sol y ves al hombre de la foto, llama a la Policía Nacional o a la Guardia Civil inmediatamente. No sólo ayudarás a localizar al fugitivo más buscado de Escocia, también podrías recibir la recompensa de 5.000 libras (5.813 euros) que la organización Crimestoppers ha ofrecido esta misma semana para quien aporte información que permita atraparlo. Se trata de Derek McGraw Ferguson, de 58 años, un histórico de las listas británicas de prófugos por su presunta implicación en el asesinato de Thomas Cameron, un camarero que murió de un tiro en el pecho en el aparcamiento de la taberna en la que trabajaba en Glasgow. Las autoridades escocesas quieren hablar con Ferguson desde el 28 de junio de 2007, cuando la víctima salió del pub para encontrarse con dos conocidos con los que tuvo una acalorada discusión por la que acabó tiroteado. Los clientes del bar dieron la voz de alarma, pero Cameron falleció al llegar al hospital de Stobhill. Los investigadores creen que los tipos que esperaban a Cameron en el aparcamiento eran Derek y Billy Bates, cuyo cuerpo fue hallado semanas después en un bidón de petróleo en el río Clyde. Los agentes también le quieren preguntar a Derek por este asunto.

Coincidiendo con el 14 aniversario del crimen, la policía escocesa y la National Crime Agency difundieron el lunes pasado las imágenes con el aspecto que el fugitivo podría tener actualmente. Muy bajito (entre 1,55 y 1,60) rechoncho y con una marcada alopecia, los nuevos retratos sugieren un implante capilar o el uso de pelucas. De ojos claros, le falta un trozo de la oreja izquierda que podría haberse retocado gracias a la cirugía plástica y en su día lucía varios tatuajes en el brazo izquierdo (un corazón, una flecha y una daga). Los investigadores dan por hecho que el fugitivo, también conocido como Deco, está utilizando una identidad falsa y que se esfuerza por ocultar su acento escocés.

La nueva difusión insiste en que Derek podría estar en España, la hipótesis más sólida desde que se le busca y que nunca descartó la Costa del Sol, un destino habitual para fugitivos británicos que buscan mimetizarse con los miles de turistas compatriotas. No obstante, durante todos estos años se ha hablado de su posible presencia en el litoral andaluz, sobre todo en las zonas de Calahonda y Marbella, e incluso se le ha vinculado con los Kinahan, el clan irlandés asentado en la costa malagueña desde la pasada década. En todo caso, los investigadores creen que también se ha movido por Irlanda, Portugal, Holanda y Turquía.

Ferguson, en la campaña de la operación Captura difundida en 2015. L. O.

Ferguson no ha dejado de estar presente en las campañas que anualmente realiza Crimestoppers, la organización independiente sin ánimo de lucro que ayuda a las fuerzas de seguridad a resolver casos, sobre todo en lo relativo a la localización de fugitivos. En 2015, fue uno de los 18 rostros difundidos en una gran pantalla que recorrió el litoral mediterráneo, especialmente la Costa del Sol y Alicante.