La Guardia Civil ha intervenido en Málaga un narcohelicóptero y 200 kilos de hachís en una actuación en la que también ha sido detenida una persona. Según han confirmado este mediodía fuentes del instituto armado a este diario, la aeronave fue localizada el pasado día 2 de julio en la zona de la Sierra de Torremolinos, no muy lejos de la A-7, aunque no han aclarado las circunstancias en las que el aparato aterrizó en la zona. La investigación continúa abierta, por lo que no se descarta que se produzcan nuevos arrestos por un caso que apunta claramente al tráfico de hachís procedente de Marruecos por vía aérea.

Imágenes que circulan desde esta mañana por las redes sociales muestran al aparato en pleno campo en la zona norte del municipio costasoleño. Se trata de un Robinson R44, un modelo estadounidense de cuatro plazas que comenzó a comercializarse en los años noventa. Su ficha técnica señala que puede llevar una carga de unos 400 kilos y que supera fácilmente los 200 kilómetros por hora. El modelo es idéntico a uno de los tres que la Guardia Civil intervino en 2015 en la operación Bombardero, desarrollada en Málaga, Cádiz, Toledo y Madrid con un balance de 15 detenidos y la incautación de una tonelada de hachís.

Esta intervención se conoce apenas un día después de que la Policía Nacional presentara en Málaga un dron de casi cinco metros de envergadura que un grupo de franceses pretendía usar para transportar droga por vía aérea entre Marruecos y la Costa del Sol. La aeronave, capaz de alcanzar los 170 kilómetros por hora con siete horas de autonomía, fue localizada en la guardería que el grupo, dedicado al envío de hachís y marihuana a Francia a través del método Go Fast y por paquetería, tenía en una casa rural de Almáchar, en el corazón de la Axarquía.