No nos damos cuenta paro se están quedando atrás. La pandemia ha castigado una economía que no había recuperado aún los niveles de la crisis de 2008 y hay muchas familias para las que el pago del alquiler cada mes supone un tremendo esfuerzo.

En las zonas turísticas como Benalmádena el problema del alquiler se agrava porque muchos propietarios de viviendas prefieren destinarla a alquiler turístico, donde la rentabilidad es muy alta, en detrimento del alquiler de larga temporada, lo que incrementa los precios para alquilar un piso y a la vez reduce de manera considerable la oferta.

Para intentar contrarrestar este fenómeno, el Ayuntamiento de Benalmádena ha lanzado un plan pionero y transitorio con el fin de incrementar el número de viviendas privadas destinadas al alquiler social.

El plan se enmarcan dentro de otras iniciativas como el programa de fomento del alquiler residencial frente al turístico, el reparto de ayudas económico-familiares y de emergencia desde Servicios Sociales, y el lanzamiento de este nuevo programa de captación de viviendas.

"Este programa pretende crear una bolsa de viviendas en alquiler, que se pondrán a disposición de ciudadanos con dificultades para acceder a un hogar digno, con todas las garantías al propietario que puede ofrecer este Ayuntamiento", ha manifestado el alcalde de Benalmádena, Víctor Navas.

Navas ha explicado que "el Ayuntamiento pagará las rentas a los propietarios de viviendas que se sumen a este programa de alquiler social a un precio de 7 euros el metro cuadrado; es decir, que por una vivienda de 100 metros cuadrados el Ayuntamiento pagaría 700 euros mensuales", ha precisado Navas.

El alcalde ha añadido que el Ayuntamiento "se comprometerá con cada propietario al pago de las rentas mensuales por un periodo de cinco años, garantizando los suministros y la integridad de la vivienda" y serán los Servicios Sociales quienes seleccionarán a las personas que podrán acceder a esta nueva bolsa de viviendas en alquiler.

"Los propietarios pondrán así sus viviendas sin utilizar al servicio de una causa justa: favorecer una mayor cohesión social en Benalmádena", ha dicho Navas.

El alcalde ha adelantado que el Ayuntamiento también ya está trabajando en una oferta pública para la compra de suelo durante los cincos años que dure este plan transitorio de viviendas, para construir nuevas viviendas sociales a las que se podrán trasladar las familias que utilicen estas viviendas en alquiler.

La idea del equipo de gobierno es llevar las bases de este plan al pleno ordinario de julio la próxima semana y que se apruebe por unanimidad por todos los grupos políticos, según ha adelantado el concejal de Administración General, Sergio Torralvo.

El Consistorio prevé que el plazo para que los propietarios de viviendas puedan inscribirlas en este plan se abrirá el próximo otoño, una vez aprobadas las bases de la convocatoria y los periodos de exposición pública.

"El propietario tendrá el respaldo de la Administración local, que garantizará el pago del alquiler evitando cualquier riesgo de morosidad", ha subrayado Torralvo. "Y el Ayuntamiento garantizará el abono de los suministros, tanto luz como agua", ha añadido el concejal.

Los técnicos municipales podrán visitar la vivienda alquilada en cualquier momento para comprobar su estado ya que también asumirá el compromiso con la propiedad de que una vez finalizado el contrato de alquiler, se le devuelve en las mismas condiciones en las que se puso a disposición del Consistorio, ha destacado Torralvo.

Las viviendas que participen en este programa se destinarán a personas inscritas en el registro de demandantes de viviendas gestionado por la empresa municipal Provise, o a personas en situación de necesidad social debidamente justificada por los técnicos de Bienestar Social.

La edil del área, Alicia Laddaga, ha añadido que el Ayuntamiento de Benalmádena está trabajando en un plan especial para aumentar las ayudas de emergencia para hacer frente al pago del alquiler a personas vulnerables.