El alcalde de Jubrique, Alberto Jesús Benítez, ha destacado que el incendio declarado en Sierra Bermeja en la noche de este miércoles y que afecta a su municipio, Estepona y Genalguacil no amenaza a fincas ni viviendas, aunque ha lamentado el “impacto medioambiental” que dejará el fuego en la zona.

La lejanía de las llamas respecto a las zonas residenciales de Jubrique hace que “las personas y las viviendas no corran peligro, que es lo más importante”, por lo que los vecinos afrontan el incendio “mucho más tranquilos”, señala el regidor. “En el caso de Estepona, sí que han tenido que desalojar a unas 500 personas y la situación es más compleja”, ha apuntado.

Benítez ha recordado que el municipio sufrió a finales de julio un incendio que calcinó unas 350 hectáreas que obligó a desalojar a unas 20 personas y cortar al tráfico un tramo de la carretera MA-8310. “Los vecinos están –con el actual incendio- mucho más tranquilos después del que tuvimos hace poco más de un mes. En esta ocasión no hay fincas colindantes ni viviendas cerca, por lo que se vive de otra manera. Es cierto que el impacto medioambiental es tremendo”, ha apuntado.

La Junta de Andalucía ha activado de este jueves el nivel 1 del Plan de Emergencias ante Incendios Forestales de la Comunidad Autónoma (Plan Infoca) para hacer frente a un incendio que ha provocado el desalojo de unas 400 personas.

Unos 200 efectivos por tierra que cuentan con el apoyo de diez autobombas, dos aviones anfibio, un avión de coordinación, tres helicópteros Súper Puma y dos helicópteros Kamov, tratan de sofocar las llamas.