El alcalde de Benalmádena, Víctor Navas, y el concejal de Vías y Obras, Joaquín Villazón, informaron ayer sobre el próximo plan de asfaltado proyectado por el Ayuntamiento para los próximos meses, que va a destinar 1.078.000 euros en actuaciones centradas en las urbanizaciones.

Hasta la fecha, este equipo de gobierno ha invertido 4,2 millones de euros en el asfaltado de 73 kilómetros lineales de calles y avenidas, y el nuevo plan supondrá casi 15 kilómetros más, explicó el regidor. En esta ocasión, el plan no se va a desarrollar en los principales núcleos urbanos de la ciudad, sino en las urbanizaciones, «en nuestro afán por colaborar con las mancomunidades y entidades urbanísticas de conservación para ayudarles en sus necesidades y conservación y mantenimiento de sus entornos», subrayó.

En concreto, se van a asfaltar calles en zonas como Santangelo Norte, Santangelo Este, Montealto, Veracruz, Hacienda San Fernando o Torrequebrada, además de cumplir con el compromiso con Benalmar Social con la puesta en valor del acueducto de Finale Ligure.

El alcalde recordó que a su llegada al Consistorio «nos encontramos con una red de calles y avenidas cuyo mantenimiento era muy pobre» y destacó la apuesta del equipo municipal por invertir cerca de un millón cada año para asfaltar progresivamente todas las calles del municipio.