Un bombero forestal ha fallecido durante las labores de extinción del incendio desatado en la noche de ayer en Sierra Bermeja. Pertenecía al retén de Almería AE214, con 44 años y con las iniciales C.M.H., según ha confirmado la consejera de Agricultura de la Junta de Andalucía, Carmen Crespo, que señaló que este bombero contaba con 6 años de experiencia y trabajaba en las tareas de contención y extinción del fuego.

“Se pueden imaginar el dolor y la tristeza que reina en el puesto de mando y en todo el plan Infoca de Andalucía”, ha transmitido la consejera Carmen Crespo. "Se ha iniciado una investigación para esclarecer las causas de este terrible suceso", indicó que este hombre "ha fallecido en acto de servicio por los andaluces y le debemos un reconocimiento público". "Que se investiguen las causas y si es un incendio provocado que caiga todo el peso de la ley sobre las personas que lo han producido”, ha sentenciado la consejera.

El hombre se separó del grupo por la zona de Peñas Blancas, según ha podido saber este periódico, donde quedó atrapado por las llamas.

La consejera confirmó las enormes dificultades que se están encontrando los efectivos del Plan Infoca en las labores de extinción y recalcó que los propios efectivos de Infoca confirmaban que "es un incendio muy peligroso" y recalcando que muchos señalaban que "nunca habían visto llamas tan altas".

En cuanto a la evolución de las llamas, Carmen Crespo ha informado que la situación aún es compleja y que “se está evaluando cómo proceder” durante la noche. “No se puede decir que tengamos el incendio con más beneficio al respecto”.

El 112 recibió el primer aviso por la presencia de fuego en los términos municipales de Genalguacil y Jubrique a las 21:37 horas de ayer, por lo que el Servicio de Emergencias alertó al Centro Operativo Provincial (COP) de Infoca, el Consorcio Provincial de Bomberos de Málaga, el Grupo de Emergencias de Andalucía (GREA), la Guardia Civil y la Policía.

Desde entonces se continúa trabajando sin descanso en la extinción de las llamas, que han afectado también a Estepona y Benahavís. Hay más de 2.000 hectáreas afectadas y casi mil personas han sido evacuadas a lo largo del día. Las fuertes rachas de viento, la humedad y la complejidad del terreno están dificultando en gran medida la labor de los bomberos forestales.