El subdelegado del Gobierno en Málaga, Javier Salas, ha alertado de que el incendio que en la madrugada de este miércoles se ha declarado en Sierra Bermeja y que afecta a los términos municipales de Estepona, Jubrique y Genalguacil, “preocupa porque está cogiendo una extensión bastante importante” que supera ya las 2.100 hectáreas de superficie y confía en que el viento “dé una tregua” para que los servicios de extinción puedan desarrollar sus actuaciones.

El incendio “se inició en Genalguacil, ha pasado la sierra hacia la vertiente de Estepona y el viento de Levante no está ayudando a esa extinción”, ha explicado Salas, que ha indicado que a las 1.30 de este jueves se recibió el aviso del incendio y, a partir de ese momento, se puso en marcha “todos aéreos disponibles que se han incorporado esta mañana”. Los refuerzos aéreos son, ha señalado Salas, cuatro hidroaviones con depósitos de más de 6.000 litros de capacidad y tres helicópteros de grandes dimensiones, además de un avión de carga en tierra.

Te puede interesar:

Ha explicado que los efectivos de extinción están actuando en el flanco izquierdo del incendio, frente que “es el que preocupa por el viento fuerte de Levante”. “Esperemos que el viento dé una tregua para controlar el incendio, porque si pasa a ciertas zonas, sobre todo de crestas de montaña, puede seguir extendiéndose. El viento de Poniente va a ser fundamental”, ha señalado Salas, que ha agradecido la labor y la rapidez que están desarrollando los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

Ha indicado que el incendio se inició en dos focos diferentes lo que “ya da que pensar” y que la Guardia Civil ha abierto una investigación para esclarecer el origen de las llamas, aunque ha destacado que “la prioridad es sofocar el fuego y después veremos las causas”.