La Policía Nacional y los Mossos d'Esquadra han detenido a seis personas, cuatro en Barcelona y dos en Torremolinos, que habían secuestrado a un hombre en Terrassa (Barcelona) para obtener un rescate de 20.000 euros, de los cuales los arrestados en Cataluña han ingresado en prisión.

Según han informado este jueves ambos cuerpos policiales, los detenidos abordaron a la víctima en su domicilio y se lo llevaron a la fuerza a una vivienda de Barcelona, desde donde solicitaron un rescate.

Los arrestados, cinco hombres y una mujer de entre 22 y 42 años, están acusados de los delitos de robo con violencia, secuestro, lesiones y pertenencia a organización criminal.

Los hechos se produjeron el pasado 5 de abril, cuando el hombre fue abordado mientras accedía a su domicilio por una persona que lo amenazó con un arma de fuego y, junto con otros tres individuos, irrumpieron en el domicilio en busca de dinero y objetos de valor.

Posteriormente, los secuestradores se lo llevaron por la fuerza, lo introdujeron en un vehículo y se dirigieron hasta un domicilio de Barcelona, donde lo retuvieron contra su voluntad.

Los detenidos, entonces, se pusieron en contacto con su familia para solicitar el pago de un rescate como condición para su liberación.

Una vez que la familia hizo efectivo el pago de 20.000 euros, la víctima fue liberada bajo la amenaza de que, si no hacía un segundo pago de 40.000 euros, la integridad de su familia y sus negocios se podrían ver afectadas.

Al día siguiente, la víctima denunció los hechos en una comisaría de Mossos d'Esquadra.

Los cuatro detenidos en Barcelona conformaban una agrupación delictiva que, de manera organizada y estable en el tiempo, se dedicaba a la comisión de delitos para obtener un rédito económico.

Además de la detención de las seis personas investigadas, en esta operación conjunta de Policía Nacional y Mossos se realizaron cuatro registros en los que se intervinieron más de 8.000 euros, cuatro vehículos, un chaleco antibalas y diversa documentación.

Uno de los registros efectuados en la operación 'Infinity'. L. O.

La investigación policial se centró en la búsqueda de indicios que permitieran identificar a los autores, la ubicación del domicilio donde retuvieron a la víctima y en establecer un operativo de protección hacia esta y su familia.

De este modo, se logró localizar un vehículo empleado en los hechos, que se desplazó a Algeciras (Cádiz) y, posteriormente, a Estepona y se logró identificar a los autores del secuestro.

Los cuatro integrantes de este grupo criminal asentado en Cataluña tenían un reparto de funciones, tanto en cuestión de liderazgo como en lo referente a la estrategia, comisión de acciones delictivas, obtención de información sobre posibles objetivos o uso de medios técnicos.

En cuanto a los detenidos de Málaga, eran colaboradores de la organización a los cuales los investigadores sorprendieron cuando intentaban ocultar un arma de fuego y aparatos de seguimiento electrónico empleados por los integrantes de la banda.

Los cuatro detenidos en Cataluña han ingresado en prisión, mientras que los dos arrestados de Andalucía quedaron en libertad con cargos.