La Policía Nacional ha detenido en Málaga a una mujer de 34 años y nacionalidad paraguaya por presuntos malos tratos a su hijo de 14 años. Las constantes fugas del domicilio familiar, cuatro en menos de un año, llevaron a los agentes a indagar sobre los motivos que podría tener el menor para abandonar su casa de manera reiterada. Según la investigación, el chico habría sufrido episodios continuados de maltrato físico por parte de su progenitora, quien además habría desatendido los cuidados básicos del adolescente y le habría dado la responsabilidad de cuidar a menudo de su hermana de dos años, dejándolos solos de madrugada en alguna ocasión.

La Comisaría Provincial de Málaga ha informado hoy de que la detención de la sospechosa por su presunta implicación en los delitos de malos tratos habituales en el ámbito familiar y otro contra las relaciones familiares se produjo el 23 de septiembre coincidiendo con la localización en Estepona de su hijo, desaparecido desde el 3 de septiembre. Precisamente, la ahora detenida fue quien denunció su desaparición en dependencias policiales.

Durante tiempo en el que el adolescente permaneció en paradero desconocido, la madre en ningún momento colaboró de modo activo en su búsqueda ni aportó datos concretos sobre personas de su entorno o lugares frecuentados por su hijo, según los investigadores. Fue la Policía Local de Estepona quien localizó al menor deambulando por la vía pública el 23 de septiembre, trasladándolo a la Comisaría de Policía Nacional de la localidad.

Los agentes adscritos al GRUME de la Comisaría Provincial intensificaron los esfuerzos para indagar sobre las circunstancias que empujaron al menor a marcharse de la vivienda casa. Tras la práctica de numerosas diligencias, incluidas tomas de declaraciones, los agentes descubrieron que la madre del menor podría estar maltratándolo. Presuntamente, el menor de 14 años habría sufrido episodios continuados de maltrato físico por parte de su progenitora, quien no le proporcionaría los cuidados básicos ni tampoco le brindaría el afecto esperado de una madre hacia un hijo. Además la investigada le habría dado la obligación de cuidar a menudo de su hermana de dos años, dejándoles solos de madrugada en alguna ocasión, e incluso consumiendo drogas en presencia de ellos. Todo ello habría repercutido también en el bajo rendimiento escolar del chico.

El Servicio de Protección del Menor de la Junta de Andalucía ha decretado, de manera provisiona, el desamparo de los menores, habiéndose retirado a la investigada la tutela de sus tres hijos. Así, la tutela del hijo de 14 años y de la pequeña de dos años ha sido otorgada a la abuela materna -el hijo mediano ya se encontraba a cargo de su progenitor-.