La concejala de Urbanismo del Ayuntamiento de Torremolinos, Maribel Tocón, ha solicitado la constitución de una mesa de trabajo a la Consejería de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio para abordar la revisión del PGOU de Torremolinos ante la próxima entrada en vigor de la nueva Ley del Suelo de Andalucía (Lista).

Tocón afirmó ayer que «en sus escasos dos años de vigencia el Plan General de 2020, que tanto esfuerzo ha costado a este ayuntamiento, nos ha resituado en un exponencial crecimiento de proyección social, económica y de empleo como gran ciudad».

«He manifestado en varias ocasiones que no vamos a escatimar recursos para que el modelo de ciudad sostenible que Torremolinos merece no se pierda por una sentencia, y hoy me reafirmo», dijo. Además, la concejala resaltó que van a «reformar el marco económico y social a través de nuestro PGOU para el beneficio y prosperidad de nuestros habitantes».

Revisión que, según confirmó la edil, «estará enfocada a la eficiencia energética, la sostenibilidad medioambiental y el desarrollo de los ODS de la Agenda 2030».

Tocón recordó que el pasado mes de febrero el TSJA suspendió cautelarmente, al igual que en otros municipios de Andalucía, el PGOU de Torremolinos en el diez por ciento del suelo urbano «aludiendo a una teórica, pero no real, defensa del medio ambiente».

«Cuando lo que estaba sucediendo era una batalla comercial, en el que el único objetivo era favorecer intereses mercantilistas particulares, frente al interés general que busca este equipo de gobierno. El restante 90% del suelo no afectado por esta suspensión se rige por el PGOU de 2020, aunque aún pendiente de un pronunciamiento judicial que afectaría a todo el municipio», explicó.

En Torremolinos, indicó, «actualmente conviven dos regímenes urbanísticos distintos». Por un lado el PGOU de 1996, que afecta al 10% del territorio que en su mayoría se encuentra en la zona norte y está aún por desarrollar, y por otro lado el PGOU de 2020, que se aplica al resto del municipio. Todo, dijo, «a la espera de una resolución judicial que podría abocarnos a la norma de 1996, que es a todas luces mucho menos garantista que la actual».

«Es más, el anterior Plan General, tras 18 años de vigencia ha cumplido su ciclo, por lo que de producirse la anulación del Plan del 2020 nuestra ciudad quedaría congelada urbanísticamente», lamentó Tocón.

Ante esta situación, la dirigente socialista confirmó que el Ayuntamiento de Torremolinos viene trabajando desde febrero, «estudiando las diferentes posibilidades técnico-jurídicas, para adaptar la ordenación urbanística a la legislación vigente y así posibilitar nuevos desarrollos urbanísticos que pudieran plantearse y que con ello se promoviera la actividad económica y el empleo, así como las oportunidades y el desarrollo de la ciudad». «Todo ello en base a la nueva ley del suelo de Andalucía, que esperemos que entre en vigor en los próximos meses».

Ingresos

Por otro lado, Tocón anunció que «en términos económicos, y a estas alturas del año, las licencias urbanísticas del municipio han generado un total de 2,4 millones de euros, una cantidad a la que hay que sumar la enajenación prevista de parcelas por un valor de ocho millones».

«Un total de 10,4 millones de euros en nueve meses, y que supone un gran dato gracias a la aplicación del PGOU del 2020. Es muy significativo que en sus escasos dos años de vigencia, con una pandemia de por medio, y tras 14 años de tramitación, la revisión del Plan General ha reactivado numerosas licencias, negocios y desarrollo, mejorando nuestras infraestructuras y la captación de inversiones privadas que se traducen en empleo y oportunidades para nuestros vecinos y vecinas», manifestó la primera teniente de alcalde y concejal de Urbanismo de Torremolinos, Maribel Tocón.