La visita a la Costa del Sol del primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson -que está previsto que concluya este jueves, según fuentes cercanas a los servicios de seguridad del Estado- ha sido tan inesperada como bienvenida para Benahavís.

Se trata de una visita extraoficial por lo que no se ha producido contacto entre autoridades, si bien su estancia en una finca del municipio, Torre de Tramores, supone una publicidad “muy positiva” para Benahavís, ha asegurado a Efe su concejal de Turismo, Extranjería y Comunicación, Scott Marshall.

El pasado viernes, la Guardia Civil informó al consistorio de la presencia de Johnson y su familia en el cortijo de la familia Goldsmith, ha confirmado Scott; si bien no se han dejado ver por el pueblo y han permanecido la mayor parte del tiempo en la finca, sobre todo desde que se hiciera pública su llegada a España.

Las vacaciones del primer ministro británico, gran defensor de la salida del Reino Unido de la Unión Europea (Brexit), se han producido en medio de una intensa polémica debido a la crisis de suministros por la que atraviesa actualmente su país.

En la exclusiva villa Torre de Tramores -propiedad de Zac Goldsmith, secretario de Estado de Medioambiente del actual gobierno del Reino Unido y amigo personal de la familia Johnson- se han hospedado conocidas personalidades de la política, el cine e incluso de la corona británica, como la princesa de Gales.

Muy preocupados por el medio ambiente, “los Goldsmith son muy reservados, especialmente con sus invitados” -ha comentado a Efe Scott Marshall- y aunque no suelen hacer vida en el pueblo, a Ben -el hijo menor- se le puede encontrar alguna vez tomando café en los establecimientos locales.