Los trabajadores del parque de atracciones Tivoli World se van a quedar sin ningún tipo de prestación social a partir del 31 de octubre. Así de cruel, después de trabajar durante años en el único parque de atracciones que existe en la Costa del Sol, por el que han pasado varias generaciones de malagueños y miles de turistas en sus primeros 50 años de actividad.

El grupo inmobiliario Tremón sostiene que aún no ha recibido del Juzgado de Torremolinos traslado de la sentencia del Tribunal Supremo que ratifica el fallo de la Audiencia Provincial de Málaga por el que se establece que es el legítimo propietario del parque de atracciones de la Costa del Sol.

Y la administración concursal no va a presentar ningún ERTE más porque supondría incrementar el gasto y la deuda del procedimiento concursal bajo el que se encuentra el parque de atracciones desde hace más de un año, según explica la secretaria de Turismo del sindicato CCOO, cuyos representantes se manifestaron ayer ante las puertas de la Delegación del Gobierno de la Junta de Andalucía en Málaga para exigir una solución a las icónicas instalaciones de la Costa del Sol.

«A partir del 31 de octubre, los trabajadores fijos discontinuos pasarán a cobrar la prestación social extraordinaria pero los trabajadores fijos se van a quedar en un limbo, ya que no van a cobrar su sueldo porque el parque está cerrado y no hay actividad; pero tampoco pueden pedir el desempleo porque no están despedidos y aunque no haya actividad siguen dados de alta en Cipasa, la empresa de Rafael Gómez que hasta ahora era la propietaria del parque de atracciones», explica Lola Villalba, desde que lo compró en 2004.

La representante de CCOO añade que el administrador concursal va a pedir a la jueza que Tremón pueda subrogar a la plantilla y al mismo tiempo el sindicato va a plantear un conflicto colectivo para que el grupo inmobiliario sevillano, igual que se va a hacer cargo de las instalaciones también se haga cargo de la plantilla.

«Cuando Tremón compró el Tivoli a Rafael Gómez, le compró también los trabajadores que forman parte del parque y que constan en el listado con nombres y apellidos de las personas que formaban parte de la plantilla de entonces, con lo cual tiene un compromiso con ellos» explica Lola Villalba. «Como Tremón no lo va a hacer de motu propio vamos a plantear este conflicto colectivo para que sea así».

En cuanto recoja las llaves, Tremón tendría que asumir la plantilla y la deuda de 9 millones que tiene Tivoli «a no ser que vuelva a hacer números y, sabiendo que es rentable, lo alquile a las empresas que hay interesadas en reabrirlo y reanudar su actividad», añade Villalba.

El PSOE exige a Tremón compromiso con los trabajadores

La secretaria de Organización del PSOE de Benalmádena y edil del municipio, María Isabel Ruiz; y el secretario de Administración del PSOE local y concejal, Javier Marín, exigieron ayer al Grupo Tremón «compromiso y responsabilidad para garantizar la continuidad de la actividad del parque de atracciones, haciéndose cargo de las nóminas y derechos de sus trabajadores».

«Tremón no quiere hacerse cargo del parque ni de los trabajadores y desconocemos su proyecto para las instalaciones», dijo Marín, quien recordó que los terrenos están protegidos para evitar especulaciones.