Usuarios de redes sociales han elegido el nombre de la cría de orangután de Borneo que nació en agosto en Bioparc Fuengirola, en esta localidad malagueña, después de que el equipo de zoología haya descubierto que es un macho. Se llama Neo, diminutivo de Borneo, nombre de la isla en la que habita esta subespecie aunque, probablemente, a mucha gente le sea más familiar por ser el nombre del protagonista de Matrix.

Desde hace años, es tradición que el parque de animales malagueño comparta con su comunidad digital este tipo de elecciones. Así, Neo ha sido el ganador. Antes, para poder identificar el sexo de la cría, como en ningún momento se la separa de la madre para no romper el ritmo natural de los animales, la observación permanente del equipo de zoología ha sido fundamental.

Ahora la observación continúa para hacer un seguimiento de la evolución del grupo, identificar comportamientos o incluso prever posibles problemas de salud.

El equipo de zoología tiene experiencia eligiendo nombres para los animales que nacen en Bioparc Fuengirola. Desde su apertura en 2001, han sido cientos los nombres que han escogido para hipopótamos pigmeos, tigres de Sumatra, lémures de cola anillada, gibones de mejillas doradas o gorilas de llanura occidental. Y desde hace años, comparten este proceso con la comunidad digital de Bioparc.

Los orangutanes son los primates que más tiempo le dedican a la crianza de sus crías. Mientras que los chimpancés y los gorilas toman cuatro o cinco años y es habitual que solapen los periodos y cuiden de varias crías de diferentes edades a la vez, en los orangutanes esta etapa se prolonga hasta los siete años y no suelen gestar una nueva cría hasta que la primera está cerca de la independencia.

Por esta razón, en los próximos siete años, se podrá ver en Bioparc Fuengirola a la cría de orangután crecer y ver cómo aprende todo de su madre para que, cuando sea adulta, pueda valerse por sí sola.

En peligro de extinción

El orangután de Borneo es una de las especies de primate más conocidas y emblemáticas de las selvas tropicales de Asia. Recientemente ha sido catalogada en grave peligro de extinción por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Desde la apertura de Bioparc Fuengirola en 2001, entonces Fuengirola Zoo, el parque participa activamente en el programa de conservación y reproducción de la especie a nivel europeo (EEP), como esfuerzo para su conservación ex situ (fuera de su rango de distribución natural).

Sin embargo, estos programas ex situ por sí solos no son suficientes. El hábitat natural de esta especie sufre talas e incendios masivos debido a la intrusión de las industrias de aceite de palma y maderera, a lo que se suma la caza furtiva y el tráfico ilegal, causando una pérdida de entre 2.000 y 4.000 orangutanes al año.

El parque fuengiroleño, han recordado, está "comprometido con la situación del orangután de Borneo y su hábitat, desde 2013". A través de la Fundación Bioparc, colabora con la asociación Borneo Nature Foundation (antes Outrop) para la conservación in situ (en su lugar de origen) de la especie, mediante acciones de restauración de hábitat y reforestación en el bosque de Sabangau, en Borneo.

Además, desarrollan actividades de investigación en el bosque, formación y desarrollo de capacidades para promover el desarrollo sostenible y educación a las poblaciones para proteger los recursos naturales de la isla.

La conservación de especies es parte fundamental en la preservación del planeta: "Significa educar a las poblaciones, aumentar las áreas de reservas naturales e instaurar una ética medioambiental que haga frente a la intrusión y destrucción de entornos naturales. En el mundo occidental, conocer las realidades de especies amenazadas como el orangután de Borneo, es el primer paso para tomar conciencia y querer preservarlas".