El británico procesado por asesinar en 2019 a su mujer en Estepona ha sido condenado a 20 años y un día de prisión y deberá indemnizar con 100.000 euros a cada uno de sus hijos. La sentencia llega después de que el tribunal del jurado lo considerara culpable de dar muerte de forma intencionada, sorpresiva y en condiciones que impedían toda probabilidad de defensa de la víctima. Geoffrey M.E., que ahora tiene 57 años, también deberá compensar con otros 130.000 euros a los cinco hermanos de la víctima, según la resolución.

Los hechos se produjeron el 9 de marzo de 2019 en la urbanización Forest Hill de Estepona. Según los hechos probados, el crimen se produjo en el marco de una relación matrimonial deteriorada hasta el punto de que Gloria, que entonces tenía 58 años, ya le había comunicado su intención de divorciarse. Entre las 22.30 y las 23.45 horas, el procesado golpeó a la mujer en la cara y le tapó la boca para asfixiarla e intentó estrangularla aprovechando el aturdimiento que la ingesta previa de alcohol y sustancias tóxicas le habían provocado a la mujer. La resolución añade que al no acabar con la vida de su esposa por estos medios, el hombre la apuñaló en repetidas ocasiones causándole graves lesiones por las que la víctima falleció de shock hemorrágico hipovolémico (pérdida masiva de sangre). De la misma manera, la sentencia asegura que las facultades del acusado no estaban afectadas en el momento de los hechos y que aprovechó las condiciones del lugar en que se produjo el ataque, su propio domicilio, "precisamente donde la víctima estaba más confiada".