El Ayuntamiento de Benalmádena dará un plazo de entre 3 y 6 años a hosteleros y comerciantes para adaptar la imagen de sus negocios y unificar así su estética con el fin embellecer la ciudad de cara al turismo.

Así se recoge en la Ordenanza municipal Reguladora de Terrazas de Veladores, Expositores y Fachadas de Establecimientos, aprobada por unanimidad durante el pleno ordinario de enero, celebrado esta mañana en el Ayuntamiento de Benalmádena.

El alcalde de Benalmádena, Víctor Navas, ha explicado que se trata de un proyecto iniciado hace dos años en el que han participado todas las fuerzas políticas representadas en el pleno y los colectivos de empresarios y comerciantes, "buscando siempre la máxima unanimidad en los criterios que debían de regir esta ordenanza para reforzar la imagen turística de nuestro municipio".

La idea del equipo de gobierno es "crear una imagen de marca para las zonas comerciales de Benalmádena, eliminando elementos superfluos para uniformar la estética comercial del municipio, porque consideramos que puede ser una potencialidad turística de cara al futuro", ha dicho Navas.

La concejal de Vía Pública, Encarnación Cortés ha afirmado que estiman que la nueva ordenanza entrará en vigor en febrero de 2022. El texto contempla un plazo, a partir de la entrada en vigor de la nueva ordenanza, para que los empresarios y comerciantes que ya tengan licencia previa tengan tiempo para adaptar sus negocios a los nuevos requisitos.

Los comercios y negocios ya establecidos dispondrán de un plazo de tres años para adaptar su mobiliario, cuatro años para la fachada, y seis años para adecuar los toldos y cerramientos a la nueva normativa.

Los negocios que soliciten ocupación de vía pública una vez aprobada la ordenanza deberán adaptarse a los preceptos de la normativa, que será de obligado cumplimiento.

Encarnación Cortés ha explicado que tras el periodo de exposición pública han afinado la redacción de la ordenanza para que todos los aspectos queden claros y matizados.

"Con esta ordenanza buscamos proteger el paisaje urbano de Benalmádena, estableciendo que los espacios sean armónicos ya que, en el municipio hay mucha contaminación visual y un exceso de elementos publicitarios que pretendemos reducir", ha explicado Cortés.

"El desorden estético actual no es la mejor imagen que Benalmádena puede ofrecer al turismo y, con esta ordenanza queremos que mobiliario, fachadas y elementos de las terrazas sean armónicos y compartan la misma estética", ha anunciado Cortés.

Cortés ha anunciado que la reducción de los soportes publicitarios será uno de los aspectos fundamentales de esta ordenanza. En este sentido, ha explicado que se va a prohibir que el mobiliario de negocios (como silla o sombrillas) lleven publicidad de grandes marcas, y "únicamente se permitirá aquellos elementos que publiciten el propio negocio", ha matizado.