Diecisiete personas han sido detenidas por la Policía Nacional en la provincia de Málaga en una operación contra un grupo de británicos y polacos dedicado al tráfico de drogas y de armas. Los diferentes registros han permitido desmantelar el centro de operaciones en la Cala de Mijas y una plantación de marihuana en el sótano de una nave industrial de Manilva. Los registros han culminado con la intervención de 188 kilos de hachís, 31 de marihuana, 355 plantas de cannabis sativa y 3,2 kilos de cocaína, además de 64.980 euros, 17 vehículos, una pistola semiautomática y útiles para el envasado de la marihuana. Nueve de los investigados han ingresado en prisión.

La investigación se inició tras arresto del conductor británico de una furgoneta que intentó evadir un control policial en Estepona en abril del pasado año al que intervinieron 200.000 libras esterlinas ocultas en el maletero del vehículo. Con la colaboración de la National Crime Agency de Reino Unido, la Udyco Costa del Sol puso saber que ese dinero tenía su origen en las actividades de una violenta organización criminal que operaba principalmente en Warrington (al este de Liverpool) y cuyas actividades principales eran el tráfico de armas, el tráfico de drogas y el blanqueo de los beneficios. Los investigadores no tardaron en situar a una rama de la trama británica en la costa malagueña que permitió detener en octubre del año pasado un fugitivo británico buscado en su país por un delito de tenencia ilícita de armas. En el registro de su domicilio de Estepona, los agentes intervinieron una pistola semiautomática y 44.000 euros al arrestado, que fue extraditado.

La investigación avanzó y destapó que el grupo adquiría drogas y armas en nuestro país para su exportación a Reino Unido a través de camiones y vehículos caleteados. No obstante, en febrero de este año interceptaron en Marbella una furgoneta con 29 kilos de hachís que conducía un ciudadano polaco que fue detenido. Esta acción permitió saber que el grupo recepcionaba la droga en una finca de Alhaurín el Grande. Los agentes detectaron un camión abandonando en una parcela ubicada en el Valle del Guadalhorce junto a dos coches lanzadera y finalmente interceptaron un furgón en Vélez-Málaga con 91 kilos de hachís dentro de los marcos de un conjunto de espejos. Esta actuación conllevó el arresto del conductor y de otras cuatro personas en Algarrobo. 

Cae una banda que enviaba desde la Costa drogas y armas a Reino Unido Policía Nacional

Centro de operaciones en Mijas

Las incautaciones y arrestos se fueron sucediendo en fechas más recientes. En Chauchina (Granada), los agentes intervinieron 61 kilos de hachís al interceptar un vehículo lanzadera cuyo conductor huyó a pie, aunque más tarde sería detenido en Jaén. Otros 30 kilos de marihuana envasada al vacío fueron intervenidas en una villa de la Cala de Mijas, punto considerado por los investigadores como el centro de operaciones de la red. Los agentes encontraron aquí todo tipo de útiles para la preparación de la droga, mientras que en una nave industrial de Manilva, oculta en un sótano, la Policía desmanteló un cultivo de 355 plantas de marihuana y detuvo a otras tres personas.

En la fase última de esta operación se efectuaron registros en la finca de Alhaurín El Grande, donde se intervinieron 10.810 euros y se detuvieron a los responsables de la parcela. También se efectuaron diligencias de entrada y registro en las localidades de Benalmádena, Benahavís y San Roque (Cádiz).